Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

El puente más largo del mundo, símbolo del control de China sobre Hong Kong

Audio 02:33
Para construir este puente, se utilizaron 400.000 toneladas de acero.
Para construir este puente, se utilizaron 400.000 toneladas de acero. Anthony WALLACE / AFP

El puente sobre el mar más largo del mundo se encuentra en el sur de China. Inaugurado hace un año, el puente de Zhuhai une la costa sur de China continental con Macao y Hong Kong. Es una hazaña de ingeniería, pero para los hongkoneses es mucho más que eso: se percibe como un símbolo más del control creciente de Pekín.

Anuncios

Por nuestra corresponsal Olatz Urkia, desde Zhuhai.

Son 55 kilómetros de hierro sobre el agua. Para construir este puente, se utilizaron 400.000 toneladas de acero, es decir unas 60 veces lo que tiene la Torre Eiffel. Ha costado unos 15 mil millones de euros.

Desde el punto de vista de la ingeniería es un proyecto muy exitoso, pero también es algo que genera preocupación en Hong Kong. Antes, para llegar a la ex colonia británica, había que cruzar en barco, mientras que ahora las fronteras se vuelven más borrosas.

Según Pekín, este puente sólo puede ser positivo para Hong Kong: “El objetivo es la reintegración económica de Hong Kong. La economía crece aquí, y en Hong Kong está en retroceso. Esta conexión sólo puede traer avances y mejoras para los hongkoneses”, comenta Li Jiang, ingeniero jefe y miembro del comité de proyectos del partido comunista.

En efecto, viajar de Zhuhai, en el sur de China, a Hong Kong se ha vuelto más fácil. Hay autobuses públicos cada quince minutos. Una hora es suficiente para llegar al otro lado, y el billete cuesta unos ocho euros.

“A algunos no les gusta nada que tenga que ver con China. Pero yo creo que el puente hace nuestra vida más fácil. Además China también se está abriendo, dentro de unas generaciones será más parecida a Hong Kong, no al revés”, dice un hombre de negocios hongkonés que toma el autobús a menudo.

Sin embargo, no tienen la misma opinión del lado chino del puente, donde crece y se moderniza Zhuhai. Hace una década, esta ciudad miraba con admiración a su vecina Hong Kong, pero ahora ya no siente la necesidad de la ex colonia británica.

La gente allí no empatiza con la lucha por la democracia de los hongkoneses. Para Xiao Yu, que trabaja en una tienda del centro de Zhuhai, “ellos necesitan a China, la que han armado ahí, es el caos, un desorden”. Su colega Long estima que “se han pasado; cuando vi el vídeo de aquel hombre mayor al que prendieron fuego por defender al gobierno, me pareció ya demasiado”.

El bloque democrático ganó las elecciones en Hong Kong este domingo, lo que da un poco de esperanza a la sociedad que denuncia la dominación del gobierno chino. Pero dicho gobierno ha insistido en que Hong Kong es y seguirá siendo parte de China, y las fronteras son cada vez más borrosas. Señales como el puente más largo del mundo dicen que la autonomía de Hong Kong pende de un hilo fino.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.