Saltar al contenido principal
Australia

En Port Macquarie, un hospital para koalas intenta salvar a los sobrevivientes

Un koala herido en el Hospital para Koalas de Port Macquarie, el 2 de noviembre de 2019.
Un koala herido en el Hospital para Koalas de Port Macquarie, el 2 de noviembre de 2019. SAEED KHAN/AFP

Los incendios siguen causando estragos: 25 muertes en cuatro meses, millones de hectáreas de bosque destruidas y enormes pérdidas para la vida silvestre. El koala, una especie ya en peligro de extinción, ha sido diezmado por los incendios. A 400 km al norte de Sídney, la ciudad costera de Port Macquarie alberga un hospital que recibe a los marsupiales heridos.

Anuncios

En el jardín arbolado del hospital se encuentran enormes eucaliptos y grandes jaulas con koalas en convalecencia, informa la enviada especial de RFI Murielle Paradon. En una de ellos está Buzz, acurrucado en el tronco de un árbol. Fue herido en un incendio y fue llevado al hospital para ser curado.

Buzz, una víctima entre tantos

"Buzz es una víctima de los incendios. Mire sus orejas, estaban quemadas. Y tuvimos que proteger sus durante 4 o 5 semanas. Sufrió mucho", cuenta Sue Ashton, directora del establecimiento.

El marsupial está mejor pero no se sabe si podrá volver a subir a los eucaliptos, su principal alimento. Si no, Buzz tendrá que permanecer en el hospital de por vida.

Los koalas sufren particularmente por los incendios, porque no logran huir de las llamas.
Los koalas sufren particularmente por los incendios, porque no logran huir de las llamas. Murielle Paradon/RFI

Creado en 1973 por una ONG, el hospital acoge a marsupiales heridos o enfermos. En este momento hay unos 60 koalas, incluidos unos 30 por quemaduras debidas a los incendios. El doble del número habitual.

Una vez en el hospital, necesitan ser rehidratados y curados. Si las condiciones lo permiten, vuelven luego a su hábitat natural.

Una tragedia nacional

Los koalas sufren particularmente por los incendios. "No pueden huir de los incendios. Trepan a los árboles, quedan atrapados en las llamas y se queman hasta morir", explica Ashton. En este contexto es difícil tener cifras precisas de mortalidad porque no siempre se encuentran sus cuerpos.

Otros koalas mueren de deshidratación porque ya no pueden encontrar alimento, puesto que los bosques de eucalipto han sido devastados por los incendios o la sequía.

La directora del hospital está preocupada por el futuro de la especie: "Hay que saber que los koalas sólo dan a luz cada dos años, y hemos perdido cientos o incluso miles de ellos en pocas semanas. Eso significa que va a tomar mucho tiempo para que la población se renueve... Es una tragedia nacional", lamenta.

El hospital de koalas, parte del cual está abierto al público, ha recibido más de 5 millones de dólares australianos (3,3 millones de euros) en donaciones en tan sólo unas semanas. Una excepcional oleada de generosidad para salvar a esta especie única, que sólo vive en Australia.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.