Saltar al contenido principal
Australia

El papel del cambio climático en los incendios que están devastando Australia

Violentos incendios azotan Australia desde fines de septiembre de 2019.
Violentos incendios azotan Australia desde fines de septiembre de 2019. SAEED KHAN / AFP

Los estados de Victoria y Nueva Gales del Sur, en el sudeste de Australia, han sido asolados desde finales de septiembre por incendios masivos, un fenómeno extremo que no se producía desde hace varias décadas. ¿Son estos incendios fuera de control causados por al calentamiento global?

Anuncios

Por Agnès Rougier

Los ingredientes iniciales de estos incendios son tierras secas y temperaturas muy por encima de los promedios estacionales. El vínculo con las condiciones meteorológicas parecen bastante claras. Desde el comienzo del verano en Australia, las temperaturas han estado rompiendo récords.

En la llanura de Nullarbor, una vasta y plana zona casi sin árboles al sur de la isla y al norte de la gran bahía australiana, la temperatura trepó a 49,9°C el jueves 19 de diciembre de 2019, batiendo el récord histórico registrado.

Es más difícil establecer un vínculo claro entre estos fuegos excepcionales y el clima. Sin embargo, el pronóstico del tiempo en Australia ha estado elevando las temperaturas medias desde 1910. Estos promedios comenzaron a aumentar en la década de 1980. Luego, a partir de 2013, hay entre 1 y 3°C más de media en todo el territorio, con un pico muy claro en 2019.

Robert Vautard, investigador del laboratorio de ciencias climáticas y ambientales del CNRS (Centro Nacional de Investigación Científica) de Francia, sigue siendo cauteloso en cuanto a la atribución de estos incendios al cambio climático, pero observa un aumento neto de las olas de calor. Por lo tanto, las condiciones son más propicias para este tipo de incendios de lo que eran hace algunas décadas.

Los australianos se han enfrentado a los de piro-cumulonimbus, gigantescas "nubes de fuego" o "aliento de dragón" que se forman sobre las columnas de humo.

El calor liberado por un violento incendio forestal crea una corriente ascendente muy rápida de aire ultra caliente. Este aire se eleva y cuando alcanza las capas superiores de la atmósfera, se enfría repentinamente y se convierte en una enorme nube de vapor de agua de la que salen relámpagos y tornados de fuego.

Según los observadores de la NASA, este año son tantos que podrían estar en el Libro Guinness de los Récords.

Vista aérea de incendios en Nueva Gales del Sur, Australia, el 12 de enero de 2020.
Vista aérea de incendios en Nueva Gales del Sur, Australia, el 12 de enero de 2020. Fuente: Reuters.

El humo recorre el mundo

Las enormes columnas de humo que emanan de estos mega incendios ya han recorrido medio mundo. En su trayecto, han depositado cenizas en los glaciares de Nueva Zelanda. El hielo es ahora más oscuro y menos reflectante de los rayos del sol, por lo que se derretirá más rápido. Pero estos vapores desaparecerán en los próximos meses. Sin embargo, los gases de efecto invernadero que se liberan en grandes cantidades cuando los bosques se queman, permanecerán en la atmósfera durante mucho tiempo.

"En el futuro, estas tendencias hacia sequías más fuertes e intensas en Australia son bastante claras y esperamos episodios de incendios de la misma intensidad", explica Robert Vautard. Incluso si dejáramos de emitir gases de efecto invernadero ahora, el calentamiento global no podría ser revertido.

El estudio de 57 artículos científicos de investigadores de la Universidad de East Anglia (Estados Unidos), publicado el martes 14 de enero, muestra un claro vínculo entre el cambio climático y la frecuencia e intensidad de los incendios en varias regiones, con un alargamiento del 20% de la temporada de incendios.

Por lo tanto, parece necesario reflexionar sobre la gestión forestal y el uso de los suelos, parámetros que son corresponsables de estos incendios, pero sobre los que se puede actuar.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.