Saltar al contenido principal
China

Coronavirus: ‘En caso de fiebre, vendrán los hombres de traje blanco’

Un agente de policía en Pekín.
Un agente de policía en Pekín. NICOLAS ASFOURI / AFP

Mientras el número de muertos por la epidemia de coronavirus supera ya los 100 casos en China, las personas que han viajado a la provincia de Hubei, epicentro del virus, están en cuarentena. Es el caso de nuestro corresponsal, Stéphane Lagarde. En los últimos días, estaba informando desde Wuhan. Hoy en día, está confinado a su apartamento.

Anuncios

Por Stéphane Lagarde, corresponsal de RFI en Pekín

Catorce días de cuarentena. Es el tiempo de incubación del coronavirus. Durante ese tiempo, no puedo salir, tal como exigen las autoridades chinas. El viernes pasado, agentes de la oficina administrativa de mi residencia llamaron a cada puerta para preguntar quién había estado en Wuhan y sus alrededores. Y si respondían positivamente, anotaban sus identidades y los números de pasaporte, pidiendo que la gente se quedara en casa.

Lea también: China bloqueó en la OMS la alerta de salud internacional para preservar su imagen (Le Monde)

"Alguien quiso salir a dar un paseo"

Las medidas que pueden parecer drásticas. En lo que me concierne, obedezco. A falta de una vacuna o de pruebas para confirmar una posible contaminación antes de que aparezcan los primeros síntomas, esta medida debe permitir evitar nuevos contagios. Ya no hay más secreto médico en un momento como éste, sobre todo porque la crisis de salud se agrava por la psicosis. Un compañero fotógrafo acaba de publicar un video en Twitter.

Parece que una persona confinada quiso salir a dar un paseo. Agentes con trajes protectores blancos lo alcanzaron inmediatamente y lo invitaron regresar a su domicilio. Fue una pequeña distracción, porque cuando miras por la ventana, no hay mucha gente alrededor. Tanto los expatriados como los vecinos chinos han prolongado sus vacaciones, ya que las escuelas están cerradas. La mayoría de las tiendas también están cerradas. Por suerte tengo algunas provisiones: había encargado 10 kilos de arroz, tengo comida congelada y verduras. Y espero.

"En caso de fiebre, vendrán los hombres de traje blanco"

En cuanto a la salud, debo supervisarme. Me tomo la temperatura muy regularmente. Al principio, ¡incluso me coloqué dos termómetros, uno bajo cada brazo para estar seguro!

De todos modos, si no te ocupas de vigilarte, lo hacen por ti. La persona a cargo de la residencia me envía mensajes en el WeChat por la mañana, al mediodía y a la noche para preguntarme si tengo fiebre, si toso, si tengo problemas para respirar. Recientemente me había enojado con ella por una cuestión de obras en el apartamento, y ahora puedo decir que nos hemos reconciliados. Visto que estoy aislado, estos mensajes diarios casi se sienten bien.

En caso de fiebre, me explicó, vendrán los hombres de traje blanco y me llevarán al hospital. Tomar riesgos es parte del trabajo.Mi trabajo consiste en informar desde el lugar de los hechos cuando algo sucede. Pero no se trata de compartir los riesgos con mi familia, así que la que envié al extranjero. Catorce días es mucho tiempo. Catorce días es una eternidad. Así que para pasar el tiempo, trabajo un poco, veo series y armo los rompecabezas… de mi hijo.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.