Saltar al contenido principal
India

Delhi vive las jornadas de mayor violencia sectaria de las últimas décadas

Hombres llevan el cuerpo de una persona no identificada en una zona donde se produjeron disturbios a raíz de la nueva ley de ciudadanía. Nueva Delhi, el 26 de febrero de 2020.
Hombres llevan el cuerpo de una persona no identificada en una zona donde se produjeron disturbios a raíz de la nueva ley de ciudadanía. Nueva Delhi, el 26 de febrero de 2020. REUTERS - ADNAN ABIDI

Tres barrios musulmanes de Nueva Delhi han vivido días violencia sectaria entre sus residentes y grupos de hindúes radicales, que han atacado dos mezquitas e incendiado casas y negocios adyacentes. El primer ministro indio Narendra Modi insta a la "paz y fraternidad" tras los violentos enfrentamientos que desde el domingo dejaron 20 muertos y casi 200 heridos.

Anuncios

Este miércoles, el primer ministro indio Narendra Modi instó a los habitantes del territorio de Delhi a la "paz y fraternidad" tras los violentos enfrentamientos entre nacionalistas hindúes y musulmanes que desde el domingo dejaron 20 muertos y casi 200 heridos.

"La paz y la armonía son fundamentales para nuestro espíritu. Hago un llamamiento a mis hermanas y hermanos de Delhi para que mantengan la paz y la fraternidad en todo momento", dijo Modi, un nacionalista hindú, en un mensaje difundido en su cuenta Twitter.

Desde el lunes, testigos locales han documentado el choque entre turbas armadas de palos y piedras y manifestantes musulmanes que protestan contra la ley de ciudadanía, que permite solicitar asilo en India a refugiados siempre que no sean seguidores del islam.

Los enfrentamientos han coincidido con la visita oficial del presidente estadounidense Donald Trump, que abandonó el martes India.

Ante tal violencia, la Comisión Internacional de Libertades Religiosas de Estados Unidos (USCIRF, por sus siglas en inglés) ha pedido que gobierno de India “frene a las turbas y proteja a las minorías religiosas y a otros que también han sido atacados”.

El martes, el Ministro de Interior, Amit Shah, responsable de las fuerzas del orden en la capital, aumentó la presencia policial en varias zonas al noreste de la ciudad.

Fuentes policiales dicen no poder controlar a la muchedumbre por falta de personal. Mientras, algunos medios locales denuncian la connivencia de las fuerzas de seguridad con los radicales, que dicen defender el nacionalismo hindú y de las políticas de Modi.

El gobierno de India niega discriminar a la minoría musulmana, cerca de 200 millones en India, pero sus políticas han llevado a la calle a miles desde diciembre del año pasado.

Los choques se deben a una controvertida ley, que facilita la concesión de la ciudadanía a los refugiados, siempre y cuando no sean musulmanes.

La normativa cristalizó el temor de los musulmanes a ser relegados a ciudadanos de segunda categoría, en un país donde los hindúes representan 80% de la población.

La ley causó las manifestaciones más importantes en India desde la llegada de Narendra Modi al poder en 2014.



 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.