Saltar al contenido principal

El origen del universo cabe en una fotografía

Fotografía del universo realizada por el telescopio 'Planck'
Fotografía del universo realizada por el telescopio 'Planck' ©ESA

El telescopio espacial "Planck" ha fotografiado por primera vez el universo. “Un tesoro para los astrónomos”, que puede servir para conocer el origen de todo. Lo más intrigante de la fotografía se muestra en el fondo de la imagen: son los restos del Big Bang.

Anuncios

 

El telescopio espacial Planck de la Agencia Espacial Europea (ESA) acaba de enviar a la Tierra la primera fotografía del universo. La imagen es un mapa del tiempo, una instantánea que podrá ayudar a explicar cómo empezó todo.

La imagen proyectada por el telescopio es como el Santo Grial para los astrónomos. "Desde las regiones más cercanas de la Vía Láctea hasta los límites del espacio y del tiempo, la primera imagen del cielo completo obtenida por Planck constituye un extraordinario tesoro, repleto de datos inéditos para los astrónomos", explica la agencia en un comunicado.

El proyecto es de auténtica ciencia-ficción: conocer el origen del universo. “Este es el momento para el que se creó la misión Planck”, comenta David Southwood, Director de Ciencia y de Exploración Robótica de la ESA.

“Con estos resultados no estamos dando una respuesta, sino abriendo la puerta a través de la que los científicos podrán buscar los eslabones perdidos que permitirán comprender cómo se formó el Universo y cómo ha evolucionado desde entonces”, aseguró.

La gran barra de luz que se ve en el centro de la imagen es el disco de la Vía Láctea. Lo primero que llama la atención son los filamentos de polvo y de gas que se extienden por encima y por debajo de la Vía Láctea. “Esta ‘maraña’ es donde se están formando las nuevas estrellas; Planck ha observado múltiples casos de astros a punto de nacer o comenzando las primeras etapas de su desarrollo”, explica la agencia.

Pero la parte más intrigante de la fotografía se muestra en el fondo de la imagen. La masa roja y amarilla que se ve en sus polos. Se trata de la ‘radiación cósmica de fondo en microondas’ -CMBR en su acrónimo inglés-: “Es la luz más antigua del Cosmos, los restos de la explosión que ocurrió hace 13.700 millones de años que dio origen a nuestro Universo”. En pocas palabras, es como un fósil luminoso del origen de todo, del Big Bang.

Mientras, el Planck continúa analizando el Universo indiferente a su relevancia. Al final de su misión, previsto para 2012, habrá completado cuatro imágenes de la bóveda celeste al  completo.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.