Saltar al contenido principal
Vida en el Planeta

Un llamado para salvar nuestros océanos

Audio 04:59
El océano es un magnífico regulador de temperatura, indispensable para luchar contra el calentamiento climático.
El océano es un magnífico regulador de temperatura, indispensable para luchar contra el calentamiento climático. Reuters

Este 8 de junio se celebró el día mundial del Océano. En esta ocasión, científicos, marineros, ONGs y Estados lanzaron un llamado para poner al Océano en el centro de las discusiones sobre el clima, a seis meses de la COP 21.

Anuncios

"Qué inapropiado llamar Tierra a este planeta, cuando es evidente que debería llamarse Océano", decía el escritor de ciencia ficción británico Arthur Clarke. Y cómo no, tan solo 29% de nuestro planeta está cubierto de tierra. Pero su salud se degrada cada día más. La nuestra está estrechamente ligada a su bienestar.

Es por ello que en el día mundial del Océano y a seis meses de la cumbre sobre el clima - que se celebrará en diciembre en París- actores del ámbito científico, de la sociedad civil y del mundo económico se reunieron en el seno de la plataforma Océano y clima para lanzar un llamado.

Sandra Bessudo, directora de la colombiana Fundación Malpelo.
Sandra Bessudo, directora de la colombiana Fundación Malpelo.

Todos ellos piden que el océano esté en el centro de las preocupaciones de la COP 21. Es el caso de Sandra Bessudo, fundadora y directora de la fundación colombiana Malpelo y otros ecosistemas marinos y consejera del presidente colombiano en la gestión del medio ambiente. RFI tuvo la oportunidad de conversar con ella.

Usted y todos los científicos que se están movilizando quieren que los océanos tomen un lugar central en la discusión internacional que se perfila. ¿Cree que no han sido tomados suficientemente en cuenta y por qué?

La gente no conoce realmente las bondades del océano. No sabe que su equilibrio representa una solución al calentamiento global, ya que absorbe el CO2 que producimos y produce oxígeno. Con el cambio climático ya no son sostenibles y no pueden cumplir con sus funciones para la humanidad, si se puede decir así.

Al no dar importancia al impacto que tiene la actividad humana en el Océano, ¿qué daño hacemos al ecosistema?

No estamos viendo lo que todo esto implica en el cambio de salinidad del agua, en los movimientos de las corrientes, en el nivel del PH… Todo esto tiene un impacto enorme en la pesca y, por ende, en nuestra seguridad alimentaria y en toda la economía que depende de esta cadena. A eso le agregamos la destrucción de ecosistemas, o el mal manejo de nuestras áreas protegidas.

¿Cómo afecta el desequilibrio oceánico a Latinoamérica?

Hay una cantidad de costas, de islas habitadas que corren un gran riesgo con el aumento del nivel del mar. Si los países invierten en carreteras, en viviendas que están cerca de la costa, la erosión tiene un impacto muy importante en esas infraestructuras. Se tiene que tener cuidado y planificar bien las inversiones para evitar desastres naturales y enormes perdidas económicas. Además, hay que tener en cuenta a los refugiados climáticos, que son las primeras víctimas de esos desastres.

¿Cuáles son las soluciones que ustedes proponen para salvar la cadena alimenticia y evitar que la temperatura de las aguas siga aumentando?

  • Hay que reforzar la capacidad que tiene el océano para atenuar el efecto de calentamiento global.
  • También hay que asegurarse de que haya sistemas marinos protegidos y muy  funcionales, con capacidad para almacenar el CO2.
  • Es indispensable crear medidas de adaptación de los litorales para que las islas y los pequeños estados insulares puedan superar su vulnerabilidad.
  • No podemos olvidar el desarrollo de soluciones innovadoras en materia de energía.
  • Y un punto esencial es el apoyo a la investigación científica. Sin la investigación no podemos evaluar la deterioración de nuestros océanos y no podemos tampoco guiar a los políticos.

 

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.