Saltar al contenido principal
Salud y bienestar

Óvulos congelados por razones sociales: cada vez más adeptas

Audio 11:58
Congelación de óvulos mediante el procedimiento de vitrificación.
Congelación de óvulos mediante el procedimiento de vitrificación. nogracias.eu

No hace mucho, las empresas Facebook y Apple anunciaron que estaban dispuestas a financiar la congelación de óvulos de sus empleadas con el objetivo de retrasar su maternidad y poder contar con su presencia. Una propuesta que levantó mucha polémica en su momento. De cualquier modo, cada vez más mujeres reflexionan sobre esta posibilidad, con la ilusión de garantizar una  maternidad futura. 

Anuncios

Congelar sus óvulos para usarlos después, cuando sea el buen momento y con la persona indicada. Las razones para que muchas mujeres hoy en día recurran a esta técnica de reproducción asistida pueden ir desde las laborales a las personales. Pero el factor principal es el reloj biológico de la mujer ya que con el paso del tiempo, la fertilidad de la mujer se reduce considerablemente, sobre todo su reserva de ovocitos que va desapareciendo progresivamente. A los 35 años, sólo queda el 10 por ciento de la reserva total.

Con la edad, menos ovocitos y de menor calidad

Un óvulo, visto al microscopio.  Al nacer, la mujer tiene unos 400 mil óvulos, pero sólo 400 van a llegar a madurar a lo largo de la vida de una mujer. Con la edad,  la cantidad de ovocitos así como su calidad disminuye drásticamente.
Un óvulo, visto al microscopio. Al nacer, la mujer tiene unos 400 mil óvulos, pero sólo 400 van a llegar a madurar a lo largo de la vida de una mujer. Con la edad, la cantidad de ovocitos así como su calidad disminuye drásticamente. iStock images / Getty images

El problema no es sólo que quedan menos óvulos, sino que su calidad empeora con los años. La técnica de congelación de óvulos ya se utiliza en el caso de pacientes sometidas a tratamientos oncológicos. Pero la congelación de ovocitos por razones sociales es algo más reciente y cada día gana más adeptas. Así lo confirma el ginecólogo Erik Hauzman, especialista en reproducción asistida de las clínicas IVI de Madrid: “Hemos hecho un estudio retrospectivo y desde el 2007, el número de pacientes que ha preservado sus óvulos por motivos sociales es de 989 personas”.

Estas cifras, en continuo aumento, se refieren al conjunto de las 20 clínicas IVI (Instituto Valenciano de Infertilidad) existentes en España, y cuyas pacientes en su mayoría son extranjeras, sobre todo de Francia, donde esta práctica está prohibida.

Otro estudio reciente realizado en Suecia revela que el 9% de las estudiantes universitarias consideran en un futuro congelar sus óvulos por razones sociales.

Problemas éticos, prácticos y sociales

Pero algunos expertos plantean los problemas éticos, prácticos y sociales que conlleva esta técnica. El doctor Juan Gérvas, profesor de Salud Pública en la Escuela Nacional de Madrid advierte: “La cuestión es que es muy distinto el enfoque cuando la congelación de óvulos responde a la superación de un tratamiento de salud que cuando responde a un problema social… Especialmente es muy engañosa la idea de la mujer que piensa: 'Bueno, se congelan los óvulos y se refuerza la fecundidad, se puede ser madre a los 45, 50 años', porque eso es falso, lo que se congela son los óvulos pero no se congela la vida”.

Cada óvulo congelado no quiere decir que sea en un futuro un embarazo logrado. Siempre hay una pérdida importante de ovocitos al descongelarlos. Por otra parte, las posibilidades de éxito de una fecundación in vitro (FIV) disminuyen drásticamente con la edad. Las estadísticas señalan que a los 35 años, una mujer tiene el 40% de posibilidades de quedar embarazada al recurrir a una FIV. Al llegar a los 40 años este porcentaje baja en un 15 %.

La congelación de óvulos también tiene un costo importante, un ciclo –en el que se extraen en promedio de 8 a 10 óvulos– cuesta aproximadamente 3 mil euros, sin contar el costo anual de la congelación de éstos ni el de una fecundación in vitro en el futuro.

Entrevistados: Doctor Erik Hauzman, de las clínicas de reproducción asistida IVI en Madrid, y el Doctor Juan Gérvas, profesor de Salud Pública en la Escuela Nacional de Madrid y autor de un artículo sobre este tema.

 

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.