Saltar al contenido principal
Salud y bienestar

Día Mundial de la Salud: la diabetes aumenta a pasos agigantados

Audio 15:09
La diabetes ha aumentado en los últimos años de manera considerable. La prevalencia (proporción en una población) se ha duplicado entre 1980 y el 2014: de 4,7 %  pasó a 8,5 % de la población adulta.
La diabetes ha aumentado en los últimos años de manera considerable. La prevalencia (proporción en una población) se ha duplicado entre 1980 y el 2014: de 4,7 % pasó a 8,5 % de la población adulta. DR

El 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud y este año está dedicado a la diabetes, una enfermedad que está progresando a pasos agigantados, sobre todo la diabetes tipo 2, la más común. Pero esta enfermedad podría prevenirse, con tan sólo adoptar algunos buenos hábitos.

Anuncios

422 millones de personas con diabetes en el mundo

Según estimaciones del último informe de la Organización Mundial de la Salud, en el 2014 había 422 millones de adultos en el mundo con diabetes. En 1980 eran 108 millones. La prevalencia, que es la proporción de individuos de una población que presenta una característica, en este caso, la diabetes, casi se ha duplicado entre estas dos fechas, pues ha pasado del 4,7% al 8,5% de la población adulta. Un aumento vertiginoso que concierne sobre todo el tipo más común de diabetes, la diabetes tipo 2.

En América, 62 millones de personas padecen diabetes

En América, el informe de la OMS estipula que en el 2014 había 62 millones de personas con diabetes y para el 2040 serán 109 millones. El Dr. Alberto Barceló, asesor regional en Enfermedades Crónicas No Transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), señala que “esto ocasiona un gran costo en los sistemas de salud porque cuando la diabetes no está bien controlada, hay complicaciones crónicas que a la larga provocan gastos importantes en la salud”.

Pero es sobre todo en la región de Medio Oriente donde existe la mayor prevalencia, explica el Dr. Alberto Barceló: “Esto está relacionado tanto con factores ambientales como la alimentación, la falta de ejercicio y el incremento de la obesidad, como con algunos factores genéticos que podrían estar involucrados en el aumento de la enfermedad”.

El informe resalta también que en la última década, la prevalencia de la diabetes ha aumentado más rápido en los países de ingresos bajos y medianos que en los de ingresos altos.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica que se desencadena cuando el páncreas no produce suficiente insulina, una hormona que ayuda a regular el nivel de azúcar o glucosa en la sangre, o cuando el organismo no logra utilizar con eficacia la insulina que produce.

Existen varios tipos de diabetes pero los principales son: la diabetes tipo 1, que exige inyecciones diarias de insulina y que aparece en la infancia o en la adolescencia, la diabetes tipo 2, la más común y que se da en adultos aunque últimamente también afecta a jóvenes e incluso a niños, y la diabetes tipo 3 o gestacional, que se desencadena durante el embarazo de la mujer pero por lo general desaparece luego del parto.

¿Se puede prevenir la diabetes?

Ante este aumento preocupante de la diabetes, ¿se puede prevenir su aparición? Para el endocrinólogo José Ramón Calle, asesor médico de la Fundación para la Diabetes en España, esto es posible en el caso de la diabetes tipo 2: “Entre el 80 y 90 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 se puede prevenir, porque aunque tenga una carga genética (la diabetes), está muy relacionada con el estilo de vida (y con la obesidad). Por lo tanto, si una persona tiene un estilo de vida sano, con una dieta adecuada y ejercicio, disminuyen mucho las probabilidades de desarrollar la diabetes tipo 2”.

La dieta ideal para prevenir la diabetes

La diabetes tipo 2 puede prevenirse en gran medida con una dieta balanceada y actividad física.
La diabetes tipo 2 puede prevenirse en gran medida con una dieta balanceada y actividad física. istockphoto/thinkstock

El Dr. José Ramón Calle indica que la dieta “ideal” para prevenir la diabetes tipo 2 es “la que nos permite mantener un peso normal: hay que limitar la grasa (poliinsaturada y animal) y los hidratos de carbono refinados (bollería, pasteles, azúcar refinada…) y favorecer los hidratos de carbono ricos en fibra, las verduras, hortalizas, frutas y leguminosas. También hay que favorecer las grasas buenas, las monoinsaturadas como el aceite de oliva, los frutos secos y el aguacate.”

También es bueno consumir pescado y aves sin piel, pero limitando la ingesta de proteína animal como la carne roja y los quesos grasos. Y evitar las frituras, privilegiar la cocina a la plancha, al horno y al vapor.

Entrevistados: Dr. Alberto Barceló, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y Dr. José Ramón Calle, asesor médico de la Fundación para la Diabetes en España.

 

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.