Saltar al contenido principal
Mundo Ciencia

Las medias de mujer también tienen obsolescencia programada

Audio 14:59
www.halteobsolescence.org

La obsolescencia programada también se encuentra en las medias que utilizan las mujeres, a pesar de que desde hace décadas se tiene la tecnología para hacerlas resistentes.

Anuncios

Mucho se ha hablado de la obsolescencia programada, y por lo general se piensa en las bombillas o en los electrodomésticos que se descomponen con anticipación. Pero lo que muchos no saben es que también las medias que utilizan a diario millones de mujeres están diseñadas para romperse con rapidez. Esto a pesar del invento del nailon en 1935, una fibra altamente resistente que revolucionó la industria textil y otros dominios como la pesca y los productos de higiene.

El descubridor del nailon fue Wallace Hume Carothers, químico estadounidense que trabajaba para la empresa norteamericana DuPont. En 1935, Carothers logró crear esta fibra sintética elástica y resistente, a la que le dio el nombre de nailon. Según algunos, “nailon” es la contracción de Nueva York y Londres, según otros, son las iniciales de las cinco esposas de los integrantes del grupo que trabajo en este polímero. Después de la muerte de Carothers, la empresa DuPont se quedó con la patente y siguió fabricando esta fibra que reemplazó en parte la seda y el rayón.

La invención del nailon tuvo una gran importancia en su tiempo ya que es una fibra sintética resistente a la polilla y no precisa planchado. El nailon moldeado utilizado como material duro también innovó en la fabricación de diversos utensilios como el cepillo de dientes con cerdas de nailon, mangos de diversos utensilios y peines. Pero sobre todo, el nailon revolucionó a fines de los años 30 el mercado de las medias para la mujer, no sólo por su elasticidad sino también por su resistencia.

Sin embargo, la resistencia de estas medias no cuadraba con la voluntad de hacer de ellas un producto de consumo, y se decidió limitar su vida útil. Además de las consecuencias ecológicas, la obsolescencia programada de las medias tiene consecuencias importantes a nivel económico. En la encuesta llevada a cabo por la asociación Alto a la Obsolescencia Programada (HOP por sus siglas en francés), se calculó que las mujeres francesas gastan aproximadamente 150 euros por año en medias.

Entrevistado: Samuel Sauvage, economista fundador de la asociación ciudadana Alto a la Obsolescencia Programada (HOP por sus siglas en francés).
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.