Saltar al contenido principal
Mundo Ciencia

Life BaĦar for N2K: Explorar las zonas marinas desconocidas de Malta

Audio 12:57
El catamarán Oceana Ranger con el robot submarino ROV para explorar los fondos marinos de Malta.
El catamarán Oceana Ranger con el robot submarino ROV para explorar los fondos marinos de Malta. OCEANA/ Carlos Minguell © LIFE BaĦAR for N2K

El 26 de mayo del 2016 comenzó la segunda expedición científica para conocer las profundidades marinas de Malta, archipiélago situado en el centro del mediterráneo, al sur de Italia. El proyecto Life BaĦar for N2K,  llevado a cabo por la organización de conservación marina Oceana y sostenido por la Unión Europea y el gobierno de Malta, busca conocer zonas marítimas aún no exploradas para declararlas después zonas protegidas.  

Anuncios

Ya desde la antigüedad, Malta ha sido protagonista de numerosos eventos históricos, hace dos mil años, por ejemplo, cerca de sus costas el apóstol San Pablo naufragó. Su ubicación geográfica, al sur de Sicilia y muy cerca de Túnez le ha proporcionado una importancia estratégica en el mediterráneo.

Pero Malta también es conocida por su rico patrimonio marino, el cual atrae cada año a numerosos turistas que practican el buceo. Y son precisamente esos fondos marinos los que ahora buscan ser mejor conocidos para en un futuro ser protegidos.

El catamaran Oceana Ranger

La organización de conservación marina Oceana inicio hace poco su segunda expedición en Malta, en el marco del proyecto llamado Life BaĦar for N2K, BaĦar, que en maltés quiere decir mar.

A bordo del catamarán de investigación el Oceana Ranger, científicos de varios países van a explorar las profundidades de Malta. Helena Álvarez, científica marina de Oceana, participa en esta expedición y se embarcará dentro de poco, ella explica este ambicioso proyecto: “el proyecto consiste en hacer una exploración de los fondos marinos profundos para buscar tres hábitats importantes en esta zona: las cuevas, los arrecifes y los bancos de arena”.

Robot sumergible con cámaras de alta resolución

Gracias al robot submarino (ROV) usado por Oceana, se pueden observar estos fondos marinos, Helena Álvarez explica: “la tecnología que habitualmente utilizamos en nuestras expediciones consiste en un vehículo operado a control remoto, es un robot que tiene incorporado unas cámaras de alta definición, este robot se introduce en el agua y mediante un cable de fibra óptica se conecta a una pantalla que se encuentra a bordo del barco y así, somos capaces de observar las imágenes de los fondos marinos”.

Este robot puede ir hasta mil metros de profundidad. Además de este robot, en esta segunda expedición se han incorporado adelantos técnicos como torpedos acuáticos para que los buzos puedan moverse más deprisa y tener acceso a cuevas apartadas.

En la primera expedición Life BaĦar llevada a cabo en el 2015, hubo importantes hallazgos entre ellos, se descubrieron grandes arrecifes de coral, cuevas a gran profundidad y especies raras o que nunca se habían hallado en esta parte del mediterráneo.

La segunda exploración Life BaĦar for N2K,  comenzó el pasado 26 de mayo del 2016 y va a durar 10 semanas.

Las dos expediciones sumarán un total de 120 días de intenso trabajo en el mar a bordo del catamaran Oceana Ranger. En el 2015 el trabajo de campo duró 52 días e incluyó 106 inmersiones entre el robot submarino ROV y los buzos. Las imágenes recopiladas aún siguen siendo analizadas y servirán de base para la creación de áreas marinas protegidas. También se puede seguir la expedición a través del sitio internet de Life BaĦar for N2K.

 
Entrevistada: Helena Álvarez, científica marina de Oceana quien participa en el proyecto de exploración Life BaĦar for N2K en Malta.

 
 

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.