Saltar al contenido principal
Mundo Ciencia

¿Cuánto pesa un kilo? Exposición las 7 unidades del mundo

Audio 19:06
Afiche de la muestra.
Afiche de la muestra. Musée des arts et métiers

El nuevo kilo va a redefinirse gracias a una fórmula matemática y ya no en base a una constante material. Pero también el kelvin, el amperio y el mol. Esta revolución histórica y mucho más se puede ver en la exposición sobre las 7 unidades del sistema internacional en el museo des arts et métiers de Paris, lugar donde se fabricaron prototipos de metros y kilos para todo el mundo.

Anuncios

>> Haga click en la imagen para escuchar el programa

¿Conoce las siete unidades del sistema internacional que se usa en casi todos los países del mundo? Son 7 medidas básicas: amperio, kelvin, segundo, metro, kilogramo, candela y mol.

A lo largo de los años, estas unidades han sido redefinidas. El metro, el segundo y la candela, por ejemplo, se definen ahora en base a fórmulas abstractas e inalterables y no como antes en base a la rotación de la tierra, como era para el segundo o de la luz de una vela, como era para la candela.

Pero faltaban 4 unidades por revisar, el amperio, el kelvin, el mol y el kilo. Estas 4 unidades, fueron redefinidas en la Conferencia General de Pesos y Medidas que tuvo lugar en Versalles a mediados de noviembre y a la que asistieron científicos del mundo entero.

Caber recordar que hasta ahora, sólo Estados Unidos, Birmania y Liberia no han adoptado este sistema de medición.

Con motivo de esta conferencia histórica número 26, el museo des arts et métiers de Paris decidió proponer una muestra sobre estas 7 unidades de medición, “Sur mesure, les 7 unités du monde”.

¿Cuánto pesa un kilo?

Entre las redefiniciones que más revuelo causaron fue la del kilo. Hasta ahora y desde 1889, el kilo se definía en función del peso del prototipo internacional del kilogramo, el famoso "Gran K", o IPK, (protoype International du kilo), un cilindro de platino e iridio del tamaño de una pelota de golf, celosamente protegido bajo tres campanas de vidrio en el pabellón de Breteuil, en Saint Cloud, en las afueras de París.

Kilogramo en platino-iridio, con sus campanas de cristal y su pinza de manipulación.
Kilogramo en platino-iridio, con sus campanas de cristal y su pinza de manipulación. ©Musée des Arts et Métiers - Cnam/photo Sylvie Maillard

Cada cierto tiempo, 30 o 40 años, los otros kilos del mundo eran traídos a Francia para ser comparados con “el Gran K” y se habían observado micro cambios de peso y masa entre ellos, sin saber si era el Gran K el que había cambiado o los otros prototipos.

De ahí la necesidad de encontrar una constante inalterable, en el caso del kilo, ahora un kilo será un kilo gracias a la constante de Planck, una fórmula física procedente de la mecánica cuántica:

6,62607004 × 10-34 m2 kg / s

La propuesta proviene del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIS) británico, basado en la llamada balanza de Kibble para proponer un estándar basado en las constantes físicas de la naturaleza y no en un trozo de metal, el cual se ve sometido a las variaciones atmosféricas y al paso del tiempo.

El 16 de noviembre de 2018, los científicos de más de 60 países reunidos en Versalles en dicha Conferencia, aprobaron cambiar la definición mundial del kilogramo y las otras tres medidas, el kelvin que mide la temperatura, el amperio para la intensidad eléctrica y el mol que se refiere a la cantidad de materia.

Es el mayor cambio del sistema internacional de medidas desde el Tratado del Metro de 1875.

Y si bien “el Gran K” seguirá cumpliendo con su función, en algunos años será suplantado por esta menos romántica constante de Planck.

En la muestra “7 unidades del mundo”, se puede ver una réplica del famoso “Gran K” de Sèvres, pero también otros prototipos y objetos provenientes del Conservatorio Nacional de Artes y Oficios que se encuentra también en este lugar.

Cabe mencionar que la muestra fue hecha en colaboración con el Laboratoire national de métrologie et d’essais (LNE) que también se encuentra en este recinto histórico del centro de París, la antigua abadía de Saint-Martin-des-Champs y expropiada durante la revolución francesa.

Entrevistado: Francesco Porcelli, del musée des arts et métiers de París.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.