Saltar al contenido principal

Se multiplican en España operativos contra el tráfico de hachís procedente de Marruecos

Anuncios

Madrid (AFP)

Las fuerzas policiales españolas lanzaron este miércoles una nueva operación antidroga en el sur del país, puerta de entrada en Europa del hachís procedente de Marruecos y donde se multiplicaron los golpes contra los narcos.

"La operación se ha desarrollado en varias provincias de Andalucía", como Cádiz, Sevilla, Granada, Málaga y Huelva, informó a AFP un portavoz de la Guardia Civil española. Participaron alrededor de 300 agentes, y hubo más de 20 detenciones.

El portavoz precisó que cerca de la ciudad de Sevilla y del río Guadalquivir fueron incautadas varias embarcaciones empleadas para transportar la droga desde Marruecos.

La víspera, la policía nacional había efectuado por su cuenta otra operación en el extremo meridional del país. Allí operan decenas de bandas de traficantes, quienes traen por vía marítima el hachís de Marruecos, que dista apenas 14 km de España.

El operativo, saldado con 15 detenciones, iba dirigido contra la logística de los narcos. Concretamente, la organización desmantelada aprovisionaba de carburante, comida y ropa a los tripulantes de las llamadas "narcolanchas", embarcaciones semirrígidas de gran potencia que esperan en aguas internacionales el mejor momento para efectuar sus entregas, explicó la policía en un comunicado.

Dicha estructura tenía su "sede" en La Línea de la Concepción, una localidad fronteriza con el enclave británico de Gibraltar, minada por un elevado desempleo y uno de los epicentros del tráfico de hachís en la zona.

La Línea forma parte de la provincia de Cádiz, que en 2017, según los últimos datos disponibles, fue escenario de la mitad de incautaciones de hachís en España: 182 toneladas de un total de 335, es decir el 54%.

- Largas investigaciones -

La multiplicación de operativos policiales "no es casualidad", explica a AFP el criminólogo Ricardo Magaz, profesor en la Universidad Española a Distancia (UNED).

Las fuerzas del orden, apunta, "están recogiendo ahora los resultados de las investigaciones" iniciadas en algunos casos hace años, cuando la situación empezó a ser explosiva.

Hace unos pocos años, las bandas empezaron a enfrentarse cada vez más abiertamente a la policía. En febrero de 2018 incluso atacaron un hospital linense para "liberar" a uno de los suyos, herido en una persecución con las fuerzas del orden.

Igualmente empezaron a establecer vínculos con mafias extranjeras, una señal alarmante que ha obligado a las autoridades españolas a reaccionar enviando refuerzos a la zona.

A mitad de mayo, el ministerio del Interior anunció así la conclusión de una investigación iniciada en 2016, y coronada con el desmantelamiento de otra banda de narcos, de la que formaban parte miembros de la 'Ndrangheta, la mafia calabresa.

- Las bandas, golpeadas pero resilientes -

En esta última banda participaban igualmente miembros de la organización de "Los Castañas", un tentacular clan muy conocido en el campo de Gibraltar. Los hermanos Antonio y Francisco Tejón, que figuraban entre sus dirigentes, cayeron en la redada en junio y octubre pasado.

Toda esta letanía de operativos policiales ha debilitado a unas organizaciones criminales que últimamente libraron cada vez más ajustes de cuentas entre ellas, observa Ricardo Magaz.

Los golpes policiales se han visto muchas veces facilitados por el postureo de los traficantes, por lo general vecinos de la zona, que no dudan en alardear de su riqueza o sus coches de lujo (uno de ellos incluso apareció en un clip de reggaeton al más puro estilo caribeño).

Lo que no significa ni mucho menos que se pueda cantar victoria contra unas organizaciones que, cual hidra de siete cabezas, han demostrado hasta ahora una gran capacidad de renovación.

"En los clanes del narcotráfico, en general, es 'muerto el rey, viva el rey'", señala el criminólogo Magaz.

"Detenido el líder de los Castañas u otros líderes locales del narcotráfico de hachís, inmediatemente hay un lugarteniente u otro clan vecino o incluso rival que se hace cargo de la actividad", detalla.

Ahora, los traficantes están diseminados por toda Andalucía, y no sólo por la provincia de Cádiz, apunta también una fuente de la Guardia Civil.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.