Saltar al contenido principal

En Jordania los maestros acumulan dos empleos para sobrevivir

Enseñantes de la escuela pública manifiestan en la capital jordana para pedir un alza de 50% de su salario de base, el 3 de octubre de 2019
Enseñantes de la escuela pública manifiestan en la capital jordana para pedir un alza de 50% de su salario de base, el 3 de octubre de 2019 AFP
Anuncios

Amán (AFP)

Profesor de Ciencias por la mañana, repartidor a domicilio por la tarde, Mohamed, al igual que muchos maestros jordanos, se esfuerza por llegar a fin de mes y dice que no tiene otra opción que tener un segundo trabajo.

Después de un mes de una huelga que paralizó unas 4.000 escuelas públicas y dejó sin clases a más de 1,4 millones de alumnos, los profesores obtuvieron el domingo una revalorización de sus salarios básicos.

Según un dirigente sindical, el gobierno ha aceptado aumentos de entre el 35% y el 75% de los salarios básicos, a pesar de la situación económica muy precaria del país, donde el ingreso bruto medio es de 550 euros y el mínimo 275.

Según Mohamed, este aumento, aunque significativo, no resuelve sus problemas de fin de mes. "Tengo que trabajar después de clase porque mi salario no alcanza para cubrir las necesidades básicas", dice este profesor, que también labora como repartidor a domicilio.

De 36 años, utiliza un nombre falso por temor a perder su trabajo principal en un país en el que los funcionarios no están autorizados a ejercer dos oficios. "Incluso con este aumento me veo obligado a continuar mi segundo trabajo. La vida es difícil", comenta.

Cada día deja la provincia de Madaba, 30 km al sur de Amán, para entregar alimentos a los clientes de la capital, por un ingreso de 300 dinares (390 euros) al mes. Tez y barba oscuras, afirma que más de la mitad de su salario mensual de 430 dinares (alrededor de 550 euros) como profesor le sirve para el reembolso de los préstamos bancarios contraídos para su matrimonio hace seis años. Él y su esposa deben vivir con 200 dinares al mes, en un país donde el costo de la vida aumenta vertiginosamente, señala.

Mohamed afirma no "morir de hambre", pero que no puede comprar "ropa, coche o televisión" nuevos, y mucho menos cenar en un restaurante. Si se viera "obligado a consultar a un médico o ir a una clínica privada, gastaría la mitad del salario en ello".

- Gran dolor -

Según Nureddine Nadim, portavoz del sindicato de docentes, "ningún profesor puede sobrevivir sin ejercer un segundo oficio". No teme afirmar que ejerce dos profesiones, profesor y taxista. "La gente quiere vivir, pero los salarios han sido recortados por la inflación, el costo de la vida y las dificultades económicas", afirma.

Nadim, de 49 años, 23 de ellos dedicados a la enseñanza, cobra 600 dinares jordanos (850 dólares) y dice que siente "un gran dolor" cuando uno de sus alumnos "sube a bordo" de su taxi.

También menciona la suerte de una maestra enferma de cáncer, obligada a ejercer un segundo oficio. Al enterarse, el ministerio de Educación la sancionó y le pidió que pagara una multa de unos 2.000 dinares (2.700 euros), afirma. Si la situación continúa, advierte, Jordania "se dirige hacia una situación de fractura social".

Ibrahim, profesor desde hace más de 10 años, afirma también que "ni siquiera el aumento del 50% del salario básico será suficiente". Los maestros del sector público habían pedido durante varios años que se les aumentase el salario básico, "el más bajo entre los funcionarios del estado", según su sindicato.

El gobierno jordano ha argumentado durante mucho tiempo sobre la crítica situación de las cuentas públicas del país, carente de recursos energéticos y que ha acogido en los últimos años centenares de miles de refugiados sirios, pidiendo en vano una ayuda internacional más sustancial.

El domingo, el ministro de Asuntos Jurídicos, Mubarak Abu Yamin, que encabezó la delegación del gobierno en las negociaciones, acogió con satisfacción el acuerdo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.