Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

¿Arte provocador o arte oficial?

Audio 04:20
Sitio Daquella Manera

En pleno siglo XXI se les pide a los artistas que sean responsables, no provocadores; respetuosos de la religión, no blasfemos, y que se interesen sólo en el arte y no en la política. Tres casos recientes ponen de relieve las exigencias contradictorias que debe afrontar el artista contemporáneo. 

Anuncios

Empecemos por la agresión criminal en contra de un artista en Turquía: Bedri Baykam.

Bedri Baykam
Sitio del artista

El lunes pasado fue apuñalado en el centro de Estambul el pintor turco Bedri BAYKAM, uno de los más conocidos en su país, considerado el "Andy Warhol local".

El "pecado" de Baykam, de 53 años, es su decidido apoyo a la laicidad en su país y las denuncias permanentes en contra del régimen islámico que gobierna Turquía desde el 2002.

Cuando fue agredido, Baycam acababa de salir de una reunión política en la que denunció la "dictadura religiosa" actual. “No nos engañan”, dijo Baykam, “la voluntad democrática del gobierno es una fachada; se sirven de ella para liquidarla mejor”. Resultado: Baycam y su ayudante fueron atacados. Hasta hoy los agresores no han sido detenidos. 

Foto: J.Batallé/RFI

En Francia, al artista norteamericano (de origen hondureño) Andrés Serrano, no lo apuñalaron, porque no estaba en Avignon, pero sí atacaron sus obras: "Immersion Piss Christ", un crucifijo de plástico inmerso en un vaso de orina, así como otra imagen en donde una monja está rezando.

La fotografía de un Cristo de plástico inmerso en un líquido inmundo puede chocar o causar indignación. Pero pasar a la acción y tratar de destruir la obra presentada en un museo constituye un atentado a la libertad de expresión artística. 

La acción contra las obras, imputada a integristas católicos, fue seguida de una serie de amenazas de muerte en contra del personal del Museo de Arte Moderno de Avignon. Su director, Eric Mézil, no se amilanó y volvió a abrir las salas con las obras dañadas, tal como las dejaron los vándalos.

Ai Weiwei
网络

Y terminemos con el caso más famoso, el de Ai Weiwei, el artista que está pagando en carne propia haberse rebelado en contra del Nuevo Imperio Chino. Recordemos que Ai Weiwei es el creador del famoso estadio olímpico de Pekín, llamado “Nido de Pájaro”.

Weiwei está detenido por las autoridades chinas desde el pasado 3 de abril en un lugar desconocido y por el vago cargo de “crímenes económicos”. La familia del artista, que denuncia un "secuestro", no ha podido entrar en contacto con él.

El caso de Weiwei es ejemplar. En los últimos meses, decenas de disidentes y opositores han sido detenidos o amenazados, ya que al gobierno chino le preocupa un posible contagio de los aires libertarios que soplan en el mundo árabe. Y si antes de los juegos olímpicos de 2010 se preocupaban por su imagen en el exterior, ahora las protestas internacionales tienen sin cuidado a Pekín.

Las peticiones occidentales para que liberen al artista han sido rechazadas. El principal delito de Ai Weiwei es su defensa incansable de los derechos humanos en su país. Un crimen "grave" para un gobierno que quiere escarmentar a todos aquellos que se atreven a criticarlo.

El caso de estos artistas, Bedri Baykam, Andrés Serrano y Ai Weiwei, ilustran las tensas relaciones de los artistas con la sociedad.
 

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.