Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Literatura y música latinoamericanas en Deauville

Audio 05:14
La décima edición del salón tiene lugar del 7 al 9 de mayo.
La décima edición del salón tiene lugar del 7 al 9 de mayo. © María Carolina Piña/RFI

La ciudad balnearia de Deauville acoge el décimo Salón Libros y Música. Este año, el festival hace un homenaje a América Latina con la presencia de unos 60 autores y músicos latinoamericanos.

Anuncios

Deauville es un exclusivo balneario en las costas normandas donde se mezclan el sonido del mar y el de las gaviotas. Pero por tres días también será la ciudad de las letras y las músicas latinoamericanas. El Salón Libros y Música celebra por lo alto sus diez años de existencia haciendo escala en algunos países de la vasta región de América Latina. En este marco, se dieron cita unos 60 autores para quienes literatura y música son indisociables. Es el concepto de este salón que todos los años explora los puentes entre la escritura, la expresión musical y el baile. En la jornada inaugural estuvieron escritores como la cubana Karla Suárez, la peruana Grecia Cáceres, el uruguayo Juan Carlos Mondragón o el chileno Ángel Parra, quienes reivindicaron el lugar preponderante de la música en sus obras.

La noche inaugural estuvo dedicada al tango.
La noche inaugural estuvo dedicada al tango. Festival Littérature et Musique de Deauville

"Hemos reunido aquí autores cuyos libros tiene una relación especial con la música. En un continente como América Latina, el abanico de posibilidades era enorme. Una gran cantidad de escritores reivindica un vínculo especial con la música aun cuando hay diferencias generacionales y por tanto, las referencias musicales son distintas de un autor a otro. Pero lo sorprendente es ver cómo todos se sirven de la música como motor creativo, para definir un personaje o dar el color de una escena", explicó a RFI Alejandro de Núñez, el programador del festival.

Entre los autores invitados se encontraba la cubana Karla Suárez quien explicó al público de Deauville cómo en su país la música lo ha invadido todo. La autora de Silencios asegura que la música es un elemento omnipresente en su obra.

"Cuba es un país completamente musical, donde la población está todo el tiempo escuchando música. A medida que voy escribiendo una novela, voy escribiendo también una lista musical para cada personaje. Por eso cuando termino de escribir una novela, hago un disco con esas músicas y canciones que participaron en el proceso creativo", explicó Suárez.

De su lado, el uruguayo Juan Carlos Mondragón considera que la música es un elemento paralelo a la escritura que el lector puede o no explorar. "Siempre que puedo, trato de dar referencias musicales a mis lectores, una especie de clave musical para entender mejor lo que estoy contando. Eso permite establecer un nexo especial entre mi persona y un lector que yo no sé cuándo leerá mi obra, ni cómo ni en qué idioma", declaró Mondragón.

El Salón Libros y Música de Deauville ofrecerá hasta el jueves numerosos encuentros, proyecciones, exposiciones y conciertos, una oportunidad de adentrarse en ese universo de conexiones infinitas entre las letras y las muy diversas músicas de América Latina.

También estamos en Twitter: @pinaenparis
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.