Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

El Perugino, maestro de Rafael

Audio 04:53
"La Virgen y el niño", El Perugino, hacia 1500.
"La Virgen y el niño", El Perugino, hacia 1500. © Courtesy National Gallery of Art, Washington.

Redifusión. El Museo Jacquemart-André de París presenta a partir de este viernes una muy completa exposición sobre El Perugino, artista mayor del renacimiento, y su influencia sobre artistas posteriores, en especial, Rafael.

Anuncios

Pietro Vannuci, alias El Perugino, fue uno de los maestros absolutos del Renacimiento. Su arte cristalino y refinado, el juego de transparencias y luces, el uso preciso del sfumato, lo convirtieron en uno de los artistas más influyentes entre sus contemporáneos, en especial para el joven Rafael, para quien el Perugino habría sido un mentor y ejemplo.

Es lo que intenta probar la muestra "El Perugino, maestro de Rafael" del Museo Jacquemart-André de París. Esta exposicón reúne cerca de 50 obras maestras del Perugino provenientes de distintas colecciones.

"Santa María Magdalena" El Perugino, hacia 1500-1502. © Soprintendeza Speciale per il Patrimonio Storico Artistico ed Etnoantropologico e per il Polo Museale della Città di Firenze.
"Santa María Magdalena" El Perugino, hacia 1500-1502. © Soprintendeza Speciale per il Patrimonio Storico Artistico ed Etnoantropologico e per il Polo Museale della Città di Firenze.

“En los últimos años ha habido un apasionado debate sobre la influencia real que tuvo el Perugino sobre Rafael y si fueron maestro y alumno. Creo que la confrontación directa entre las obras de estos dos maestros permitirá decir algo en el marco de esta polémica”, explicó a RFI la especialista y curadora de esta muestra, Vittoria Garibaldi.

Todavía hoy no se tiene la certeza de que El Perugino haya educado en su taller a Rafael. Sin embargo, los cuadros de Rafael dejan ver la adhesión del joven prodigio al lenguaje artístico de su predecesor. La muestra en el Museo Jacquemart-André consagra una importante sección a uno de los temas predilectos del Perugino, sus impresionantes madonas y retratos, cuadros de una estremecedora perfección y expresividad.

“Las Madonas del Perugino son el hilo conductor que distingue toda su carrera. A lo largo de su vida podemos ver una transformación de la imagen de la Virgen con el Niño. Al principio, estos personajes son una síntesis de serenidad, de belleza, de equilibrio, hay colores vivos y mucha armonía entre ellos. Pero poco a poco El Perugino logra una penetración psicológica hasta captar y restituir en el lienzo el sufrimiento de la Virgen, cuando toma conciencia que su hijo tiene otro destino”, agregó Garibaldi.

En París se encuentra una de las pinturas más emblemáticas, "Santa María Magdalena", obra exquisita del Perugino que recuerda a la enigmática y mucho más afamada "Gioconda" que Leonardo da Vinci pintó años después. En estas pinturas, el Perugino introduce los paisajes de fondo o la delicada languidez de sus personajes, elementos que se hacen característicos de su arte. Esto le aseguró un gran éxito y pedidos prestigiosos, como la invitación del Papa Sixto IV para decorar la Capilla Sixtina.

El Perugino murió en 1523 contaminado por la peste cuando era ya un anciano. Le sobrevivió tres años a Rafael cuya carrera se detuvo brutalmente a los 37 años. Una muerte precoz que sin duda contribuyó a forjar su leyenda.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.