Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Alarma por el saqueo masivo de lugares históricos en países en guerra

Audio 05:35
La Gran Mesquita Omeya en la ciudad de Alepo, Siria.
La Gran Mesquita Omeya en la ciudad de Alepo, Siria. © UNESCO/Professor Maamoun Abdul Karim

Redifusión. La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) con sede en París, ha lanzado una campaña de información contra el pillaje y destrucción del patrimonio cultural en Siria e Irak, países que están siendo despojados de sus riquezas por parte de los grupos terroristas.

Anuncios

Según la Unesco, la situación es alarmante en Siria e Irak tras la aparición de un triste fenómeno: el pillaje masivo de bienes culturales e incluso la destrucción del patrimonio histórico y arqueológico. Estos países que viven un cruento y largo conflicto bélico, están siendo despojados masivamente de sus tesoros arqueológicos e históricos por parte de grupos terroristas que aprovechan la situación de guerra para robar piezas inestimables y financiar así sus actividades.

“Sabemos que grupos terroristas como el autodenominado Estado Islámico se financia con el dinero que percibe del tráfico ilícito de bienes culturales robados en museos o sitios arqueológicos. La venta ilegal de piezas históricas y culturales es una de las principales actividades criminales en el mundo, junto al tráfico de drogas o armas, y genera millones de dólares en el mercado global”, explicó a RFI María José Miñana, de la sección de tratados para la protección del patrimonio cultural de la Unesco.

Para tratar de contener este saqueo masivo, la Unesco organizó una reunión internacional a principios de diciembre en París en la que se solicitó la creación de zonas culturales protegidas en Irak y Siria. Pero además del pillaje, muchos de estos sitios se encuentran en zonas de conflicto lo que ha agravado la situación.

“Desafortunadamente, muchos sitios arqueológicos y museos han sido muy a menudo blanco militar debido a que se encuentran en emplazamientos estratégicos y para los grupos armados, la destrucción del patrimonio es una operación con un importante impacto mediático”, agregó Miñana.

En cuanto a los compradores de estos bienes culturales robados que se encuentran luego en el mercado negro, la funcionaria de la Unesco explicó que los grandes museos, como el Louvre de París, tienen políticas muy estrictas de compra de piezas, al igual que las casas de subastas. Las piezas extraídas ilegalmente de los sitios arqueológicos son adquiridas más bien por pequeños coleccionistas o son colocadas, años después del robo, en sitios de venta por Internet. La colaboración entre las redes terroristas y la mafia internacional hace posible este tráfico ilícito.

La Unesco también lanzó una campaña de sensibilización entorno a la protección del patrimonio destinada a la población en regiones del mercado del arte, es decir, a los posibles compradores de este patrimonio robado.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.