Saltar al contenido principal
El Invitado de RFI

Guillermo Calderón, abre su “Escuela” en París

Audio 19:06
Gabriel Calderón en los estudios de RFI.
Gabriel Calderón en los estudios de RFI. Foto: Jordi Batallé/RFI

Se acaba de estrenar en el Teatro de la Cité internacional de París, "Escuela", espectáculo que el director y dramaturgo chileno Guillermo Calderón, creó para el Festival de Santiago en 2013. Es importante subrayarlo, por que en esta obra la "Escuela", es una clase en la que militantes de la izquierda chilena, en plena dictadura, aprenden técnicas militares -manejo de las armas, colocación y manipulación de explosivos- para luchar por la libertad y la justicia.

Anuncios

Estreno que, por casualidades de la vida, tuvo lugar el día después de los trágicos acontecimientos de Paris -el atentado contra Charlie Hebdo y la toma de rehenes en un supermercado kosher- lo que obligó al teatro a repartir un folleto entre los espectadores en el que se recuerda que la obra fue creada para el cuadragésimo aniversario del golpe de Estado de Augusto Pinochet y que aborda la formación de un grupo paramilitar que intentaba derrocar la dictadura.

©Guillermo Calderón

Guillermo Calderón nace en Santiago de Chile en 1971 donde va a realizar estudios de interpretación teatral. 

¿Que significaba para ti el teatro cuando decides estudiar actuación?

El teatro era un arte muy activo contra la dictadura de Pinochet. Cuando empecé a hacer teatro entre los 15 y los 16 años, iba al teatro y veía a los grupos que hacían teatro político y criticaban al régimen de esa época. Para mí el teatro, además de ser algo que me gustaba mucho, era una forma de participar también en esa oposición tan fuerte que estaba amenazando los últimos años de la dictadura.

Ha sido una experiencia muy dolorosa, pero al mismo tiempo ha sido muy interesante ver como la sociedad francesa está reaccionando a esto.

Vas a completar tu formación como actor en California y en Nueva York, en el Actor's Studio. ¿Que te aportó esa experiencia en Estados Unidos?

Chile esta lejos de todo, por lo tanto cualquier educación artística, uno quiere completarla con un viaje por otras ciudades importantes de Europa y Estados Unidos. En este caso me interesaba mucho una técnica que no conocía, la técnica del Actor’s Studio. Así que fui y estuve un año allí y aprendí esa mezcla muy interesante, difícil de definir, entre el método tradicional ruso de Stanislavski y la tradición muy local, muy psicoanalítica del teatro norteamericano. Y eso me ha servido mucho. Esa forma de entender a los personajes desde dentro y entender la ficción del teatro desde un lugar muy emocional. Algo que conocí integre. Me sirvió también formar parte de la tradición cultural de una ciudad tan importante como Nueva York.

Has actuado como actor en numerosos montajes y has dirigido un buen número de obras teatrales. ¿Es bueno poseer una experiencia de actor para la direccion de actores?

Sí, por su puesto, por que actuar es una actividad en la que uno se siente muy vulnerable, muy frágil, ignorante de lo que esta haciendo. Uno se siente también inspirado artísticamente por la obra. Todas esas cosas hay que entenderlas para poder dirigirlas bien. Y cuando me puse a dirigir lo tuve en cuenta, pero sobre todo cuando me puse a escribir. De alguna manera me puse a escribir las obras que a mí me hubiera encantado interpretar cuando era actor y también quería que los actores con los que yo trabajara tuviesen muchas ganas de interpretar esas palabras. Siempre escribo desde mi experiencia de actor.

©Guillermo Calderón

Has obtenido ya tres Premios Altazor, el premio nacional de teatro en Chile. ¿Es una manera de contradecir eso de que “nadie es profeta en su tierra”?

Sí, bueno, he contado con el apoyo de la crítica y de las personas que hacen teatro en Chile y eso ha sido muy bueno. Me ha permitido seguir trabajando y empezar a viajar con mis obras, poder dirigir en otros países y poder dar una proyección internacional a mi trabajo. Algo muy importante sobre todo para Chile, porque en muchos sentidos es “la última estación”.

Cuando te propusieron estrenar “Escuela” en París, no te esperabas que la actualidad fuera tan trágica...

No, por su puesto ha sido una experiencia muy dolorosa, pero al mismo tiempo ha sido muy interesante ver como la sociedad francesa está reaccionando a esto. Y no solo esta, todo el mundo esta mirando exactamente lo que está pasando en París. Y también ha sido conflictivo, por que nuestra obra trata de la violencia política. Utilizamos las caras cubiertas por pasamontañas durante toda la obra y también armas de fuego, que disparamos durante el espectáculo. Y eso es exactamente lo que hemos visto ayer y hoy en las pantallas de televisión. Personas con la cara cubierta disparando armas de fuego. Tiene una resonancia dolorosa y conflictiva. Son contextos completamente distintos, pero nos da una posibilidad de reflexionar sobre lo que significa la violencia en nuestra sociedad. Interpretamos el texto con mucho cuidado, porque en París puede tener una resonancia negativa, pero observamos con atención la reacción del público.
 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.