Saltar al contenido principal
El Invitado de RFI

Fernando Aggaro, arte funcional

Audio 16:28
Fernando Aggaro y Lina Davidov en los estudios de RFI.
Fernando Aggaro y Lina Davidov en los estudios de RFI. Foto: Jordi Batallé/RFI

Se acaba de inaugurar en la Galería Lina Davidov de París, en pleno Boulevard Saint Germain des Prés, una exposición del artista español Fernando Aggaro en la que nos muestra una serie de esculturas con las que transgrede uno de los tabúes de la obra de arte: su funcionalidad.Sus esculturas pueden convertiste en pies de mesa, estanterías, o sofás. Una manera de dar una nueva dimensión a la obra de arte y eliminar la distancia entre el observador y la escultura que contempla. Algo que permite disfrutarla de una manera activa al poseer utilidad práctica y función artística. 

Anuncios

Fernando Aggaro nace en Madrid, en 1961, donde ejerce como Ingeniero de Caminos y Puertos desde hace veinticinco años.

¿El crear formas artísticas, nace quizás como una reacción a tu trabajo de ingeniero?

Sí, fue como una forma de relajación y de reto. Relajación en el sentido de una desconexión respecto de la presión del día a día en la actividad principal, y eso empieza a generar esas formas que luego van derivando en prototipos que muestran su versatilidad. Un camino que de forma espontánea, iniciado sin pretensión previa, puede tener un alcance interesante.

Las curvas son predominantes en tu trabajo artístico, pero también las encontramos en túneles y puentes. ¿Eres un enamorado de la curva?

Sí, las curvas aportan, por un lado sensualidad, belleza e incluso tranquilidad. La curva al final aporta sosiego. No son líneas bruscas, crean transiciones de una forma a otra de una manera tranquila y ese sosiego me gusta. La aportación de la curva es interesante de cara al posterior desarrollo de los trabajos. 

Ese amor por la curva caracteriza el Modernismo en España o el Art Nouveau en Francia y en Bélgica. ¿Podríamos calificar a tus obras de “neo-modernistas”?

Sí, yo diría que es la busca del sosiego en el espacio. Las aristas muy vivas generan tensión. Ya hay en el día a día demasiada tensión, que todos acumulamos. Lo que se pretende es que un espacio determinado sea más vital, más habitable, para que dispongas de ese espacio de recogimiento, de tranquilidad, que te aporta – aparte de la tranquilidad - un sitio de desconexión de la dureza de la realidad cotidiana.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.