Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

La Necrópolis de Colón, un cementerio y un museo

Audio 07:30
El cementerio de Colón se encuentra en el distrito de Vedado, en La Habana.
El cementerio de Colón se encuentra en el distrito de Vedado, en La Habana.

RFI visitó este cementerio considerado el más importante de Cuba, que resguarda una gran cantidad de obras artísticas de gran valor.

Anuncios

La Necrópolis de Cristóbal Colón es un cementerio inmenso en el centro de La Habana. Pero también podría considerarse un museo a cielo abierto, pues posee un impresionante número de obras escultóricas y arquitectónicas de gran valor. El festín visual comienza desde su entrada: un imponente monumento de 21 metros de altura sobre el cual truenan las tres virtudes teologales. Una vez adentro, el visitante puede dejarse llevar por las interminables callejuelas de este cementerio declarado monumento nacional de Cuba.

VEA OTRAS IMAGENES DE COLON

“Este es uno de los cementerios más bonitos del mundo por la cantidad de trabajos escultóricos que hay, la mayoría realizados en mármol de Carrara por escultores italianos y cubanos. Pero también porque los cementerios encierran la historia de un país, y éste no es la excepción. Muchas figuras importantes de la historia cubana están enterrados en Colón”, explicó Andrés Correoso, uno de los guías y finos conocedores del lugar.

Una tumba en particular atrae las multitudes. Es la de Amelia Goire de la Hoz, mejor conocida como la Milagrosa, una mujer de la alta sociedad quien murió de una crisis de eclampsia estando embarazada y que ahora es la protagonista de una conocida leyenda de la isla.

“Los médicos no pudieron salvarla, ni a ella ni al niño. Como era común, la enterraron con el bebé entre las piernas. Años después, cuando exhumaron los restos de su padre, quien estaba en la misma tumba, el marido de Amelia solicitó verla por última vez. La leyenda cuenta que la encontraron intacta y con el niño en su pecho. Allí nació la leyenda de La Milagrosa”, aseguró Correoso.

Desde entonces, miles de personas se acercan a la escultura que adorna la tumba de Amelia. Su marido, quien la visitó todos los días durante 40 años, solía dar tres golpes a la aldaba. Y en señal de respeto, se retiraba, sin darle la espalda. Hoy en día, las personas que desean solicitarle un favor, vienen a su tumba, suenan tres veces antes de hablarle, y luego dan una vuelta a la tumba, retirándose sin darle la espalda.

Otro monumento emblemático es el de los bomberos fallecidos en una trágica explosión en 1890, o el mausoleo de estilo Art Deco de Catalina Lasa.

La necrópolis de Cristóbal Colón es el único en el continente erigido en honor al navegante español que descubrió el Nuevo Mundo, y cuyos restos estuvieron casi 100 años en ese cementerio de La Habana.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.