Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Las pinturas rupestres de Lascaux se muestran en París

Audio 5:28
"Lascaux en París" podrá verse hasta el 30 de agosto.
"Lascaux en París" podrá verse hasta el 30 de agosto. © Denis Nidos CD 24

Por primera vez, una exposición en la capital francesa presenta las pinturas de una de las cuevas prehistóricas más famosas del mundo. "Lascaux en París" permite al público descubrir las pinturas rupestres y grabados de esta cueva.

ANUNCIOS

La llaman "la Capilla Sixtina de la prehistoria". La cueva de Lascaux, en el departamento de la Dordoña, en el sur oeste de Francia, es una joya de 20.000 años de antigüedad. Allí, el hombre del paleolítico dejó un increíble testimonio, las primeras obras maestras de la humanidad.

VEA LAS IMAGENES DE LASCAUX EN PARIS
{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Esas impactantes pinturas rupestres y grabados pueden verse ahora en la capital francesa, a través de la muestra "Lascaux en París" que reproduce con todo detalle y precisión, las pinturas rupestres de la caverna original, cerrada al público desde 1963 para su protección. En los años 80, el gobierno francés decidió reconstituir una parte de las pinturas de Lascaux, a pocos metros de la cueva original, lo que se llamó Lascaux II. Pero ahora, esta exposición permite que las copias de las pinturas de Lascaux viajen por el mundo.

“Esas pinturas se encuentran en Francia, pero pertenecen a la humanidad entera. Nos pareció muy importante que la gente en todo el mundo pueda verlas. Por eso, diseñamos esta exposición itinerante, que puede viajar como viajan los cuadros de Picasso o Miró”, declaró a RFI Germinal Peiro, presidente del consejo departamental de la Dordoña.

"Lascaux en París" reproduce los principales frescos de la gruta original: la escena del pozo, los cinco ciervos, pero también vacas, caballos, toros, rinocerontes, y hasta una figura fantástica llamada "el unicornio". La muestra relata también la historia de esta célebre cueva descubierta por casualidad en 1940 por cuatro adolescentes y todo el conocimiento científico reunido hasta ahora.

Esta exposición es el fruto de un gran desarrollo tecnológico con el que Francia se ha convertido en una potencia en materia de reproducciones de arte parietal.

“Todo comenzó en los años 70 cuando una pintora, Monique Peytral, realizó la primera copia de las pinturas de la cueva. Luego en los años 90, se comenzaron a utilizar tecnologías mucho más avanzadas, y en los años 2000 se hizo un scanner de la cueva, lo que permitió reproducir exactamente las características y morfología de las paredes, así como las pinturas, con una precisión sin precedentes”, explicó Pedro Lima, periodista especializado en arte prehistórico.

La cueva real de Lascaux se mantendrá inaccesible al público por lo que este tipo de exposiciones tienen un gran interés, en opinión de Muriel Mauriac, conservadora de la cueva original.

“La cueva sufrió una fuerte crisis microbiológica en los años 2000, que necesitó un tratamiento y un seguimiento regular. Actualmente hemos logrado estabilizarla, pero Lascaux sigue teniendo un ecosistema frágil, lo que justifica que se mantenga cerrada al público. Por eso, este tipo de exposiciones es muy importante. Es necesario que la gente pueda conocer este patrimonio, mientras que las obras maestras del paleolítico, las originales, se mantienen bajo tierra, en la región de Dordoña”, dijo Mauriac.

Una nueva réplica de la cueva original de Lascaux será inaugurada en 2016, un complejo que albergará el Centro Internacional de Arte Parietal Montignac-Lascaux.
 

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.