Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Los franceses recuerdan la Revolución con festejos

Audio 05:53
El presidente francés François Hollande desfila en la avenida de los  Campos Elíseos. REUTERS/Mal Langsdon.
El presidente francés François Hollande desfila en la avenida de los Campos Elíseos. REUTERS/Mal Langsdon.

El 14 de julio se celebra en Francia la Fiesta Nacional para recordar la toma de la Bastilla, en 1789, y conmemorar la Fiesta de la Federación que tuvo lugar un año después en la misma fecha como símbolo de la reconciliación entre los franceses. 

Anuncios

Iñigo Bolinaga, historiador y autor del libro titulado "Breve historia de la revolución francesa", explica que la Bastilla se tomó “como símbolo del mundo señorial que había destruir" pese a ser un edificio "bastante feo", sin demasiada actividad y en el que no había un gran número de presos en ese momento. Sin embargo, sus cañones apuntaban a los barrios más populares, castigados por la pobreza y su caída se interpretó como un "símbolo de la victoria del Tercer Estado, incluso de las clases más populares respecto al sistema antiguo”.

Un año más tarde se celebró la Fiesta de la Federación para conmemorar "la fraternidad entre los diferentes guardias y milicias que se habían formado un día antes de la toma de la Bastilla", bajo la batuta del Marqués de La Fayette que "en la primera parte de la Revolución tuvo una importancia fundamental", añade Bolinaga. Desde entonces, se recuerda la hermandad entre todas las federaciones que llegaron de forma progresiva a París desde distintos puntos de Francia.

Para festejar ambas fechas, el país galo realiza desde 1970 distintas actividades los días 13 y 14 de julio. Entre ellas destacan los tradicionales bailes populares en los que las familias se reúnen en torno a la música, la comida y los diferentes talleres que se organizan para los mas pequeños.

Por la noche, los cuarteles de bomberos se convierten en improvisadas discotecas en el conocido como baile de los bomberos. Una tradición que tiene sus orígenes en París y que se remonta a la primera mitad del siglo XX.

Christophe Bremond, presidente de la Asociación de Bomberos de Aix en Provence, en el sur de Francia, sitúa el inicio de esta costumbre en 1937, cuando un grupo de curiosos comenzó a seguir a la brigada de bomberos de Montmartre después de un desfile. Al percatarse, uno de los bomberos preguntó a su superior si podía dejar entrar a la gente en el cuartel para festejar con ellos el desfile. El responsable aceptó y de ahí surgió el baile del 14 de julio que en la actualidad se ha extendido a otras regiones de Francia como es el caso de Aix en Provence en donde este año tiene lugar la primera edición de este baile.

La parte central de la Fiesta Nacional llega con el desfile militar que, como es habitual, llena las calles de los Campos Elíseos cada 14 de julio. En esta ocasión el país invitado es México que por primera vez participa en esta marcha en la que han desfilado 147 miembros del ejército y la gendarmería mexicanos.

El colofón del Día Nacional se produce al caer la noche cuando la Torre Eiffel se ilumina para dar paso a un espectáculo de fuegos artificiales que en esta edición se realizan bajo la temática “Paris acoge el mundo”. Una ocasión para mostrar a la capital en distintos escenarios a través de un gran despliegue pirotécnico.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.