Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

A 40 años del Köln Concert, la obra cumbre de Keith Jarrett

Audio 08:37
Tapa del disco 'The Köln Concert', Keith Jarrett, ECM.
Tapa del disco 'The Köln Concert', Keith Jarrett, ECM.

Constituye uno de los momentos más importantes de la música en el siglo XX, también uno de los más inclasificables, signo inequívoco de su tiempo. Es, además, el disco de piano solitario más vendido de todos los tiempos, de todos los géneros.

Anuncios

El Köln Concert, o Concierto de Colonia, cumple 40 años, y su vigencia sigue siendo extraordinaria. Fue grabado por el pianista Keith Jarrett, que entonces todavía no llegaba a la treintena, en la ópera de la mencionada ciudad alemana, casi a la medianoche, con un piano en condiciones apenas aceptables. Sin embargo, Jarrett sacó de allí una actuación histórica.

El pianista estadounidense llegó a Colonia el mismo día del concierto, proveniente de Zúrich. Lo acompañaba el productor alemán Manfred Eichner, del hoy legendario sello ECM, las siglas de Edition of Contemporary Music. Jarrett había dejado Columbia por ECM para poder grabar un disco de piano solitario. Aun con 29 años, el músico de Allentown, Pennsylvania, era ya una de las figuras más prometedoras del jazz; ya había estado, por ejemplo, en el grupo del trompetista Miles Davis y, antes, en el cuarteto del saxofonista Charles Lloyd, además del American Quartet, que él lideraba. Los precedentes apuntarían a un músico encasillable en las fronteras del jazz, pero el Concierto de Colonia fue y sigue siendo una bella prueba de todo lo contrario.

Escuche el Concierto de Colonia entero:

Si el húngaro Franz Liszt estableció la idea de recital de piano, otorgando al instrumento y al intérprete una importancia especial que hasta ese momento no habían tenido, hay que decir que Keith Jarrett llevó las posibilidades del instrumento y de esa idea más lejos que ningún otro. Las cuatro partes del disco comienzan con melodías simples a partir de las cuales Jarrett construye vastos desarrollos, improvisaciones que exceden el sentido clásico de la improvisación en el jazz.

En efecto, no se trata aquí de variaciones a partir de progresiones de acordes, sino de melodías que van fluyendo, abriéndose camino, mutando o transformándose. ¿Deben tener todos los ríos una desembocadura? Jarrett da la impresión de exprimir motivos melódicos hasta el infinito, como si no le importara demasiado llegar a un desenlace.

Por lo demás, el Concierto de Colonia tiene el cuadro trascendente de la música clásica, la libertad de asociación del jazz y una notable sensibilidad pop, sobre todo en las melodías y sus repeticiones. Sin embargo, Jarrett tira también del blues, del góspel, incluso del rock, lo que hace que el disco sea igualmente venerado entre fanáticos del jazz como de otras músicas. Una unanimidad tal era casi impensable para un músico que venía del jazz, pero que a partir de allí fue popular más allá de los géneros.

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.