Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Cine al aire libre en el Parque de La Villette

Audio 05:33
Marie-Sophie Leturcq/lavillette.com

Acaba de concluir en París el ciclo de cine al aire libre de La Villette. Como cada año, fue una oportunidad para conjugar picnic sobre el pasto y cine de alta calidad.

Anuncios

En esta noche de agosto parisina, las mantas y los manteles tapizan poco a poco el pasto del predio del triángulo del Parque de La Villette, en el noreste de la capital. Encima reposan baguettes, ensaladas, jamones y todo el menú propicio para una cena veraniega sobre la hierba.

Una cena que será seguida de una función de cine muy particular. Del 22 de julio al 23 de agosto en una pantalla inflable gigante se proyectaron películas al aire libre como todos los años en la misma época. La programación de esta temporada consagrada a los interiores, a las casas, a los espacios cerrados, cumplió con su cometido: mostrar cortometrajes de jóvenes cineastas y grandes cintas del cine francés e internacional.

Shutter Island de Scorsese, Inside Llewyn Davis de los Hermanos Coen, The Apartment de Billy Wilder y tantas otras películas encantaron a los aficionados. Pero una maestría en historia del cine no es necesaria para participar, todo está hecho para que los novatos pasen una agradable velada. “Me parece que es una iniciativa extraordinaria. Y si no somos totalmente aficionados al cine, se nos invita por lo menos a descubrir este parque desde un punto de vista cultural", cuenta Patricia.

Antes del comienzo del filme, el ambiente es muy animado. Grupos de todas las edades se juntan varias horas antes, con el objetivo de encontrar un buen lugar y también aprovechar de los rayos de sol vespertinos, ya que durante el verano boreal éste se esconde muy tarde.

Para Yoann y Agathe, lo más importante es disfrutar de los últimos momentos de las vacaciones y compartir el placer de ver una película en un marco excepcional: "Es un parque que está abierto hasta muy tarde, contrariamente a los otros de la ciudad. El cine es una razón más para que venga la gente y para prolongar las veladas entre amigos", estima Agathe.

Una de las películas proyectadas en esta ocasión es un gran éxito del cine asiático: La ciudad prohibida, con las estrellas del cine chino Gong Li y Chow Yun Fat. El filme de Yimou Zhang cuenta la trágica guerra de sucesiones de la dinastía Tang en la China del siglo 10, una historia que se desarrolla dentro del fastuoso palacio de los emperadores chinos en Pekín. La película estará en versión original con subtítulos: es esta exigencia en la programación que viene a buscar Romain ya que “pasan filmes que ya son míticos y que no pudimos ver porque estábamos muy chicos cuando salieron o porque simplemente no nos interesaban en ese entonces. La programación está bien hecha".

Además del lugar y la oferta cultural, algo más atrae a centenares de espectadores cada temporada: "Yo vengo más que todo porque es una buena posibilidad de estar al aire libre durante el verano en París cuando no podemos irnos de vacaciones. ¡Podemos acordarnos de películas que hemos olvidado y es gratis!", cuenta Sarah.

En efecto, el aspecto financiero es primordial: el Parque de La Villette promueve éste y muchos otros eventos gratuitos para tratar de llegar a un público que en otras circunstancias quizás no hubiera visto un largometraje de Hong-Kong en versión original. Durante el verano, los organizadores quieren también ofrecer algo de entretenimiento a aquellos que no pueden escaparse del ajetreo de París.

Cuando empieza la película, las risas se vuelven susurros... La temperatura baja, los espectadores se abrigan, algunos se recuestan en sillas de playa. Durante dos horas, el predio se convierte en una sala de cine.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.