Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Christophe, y sus ‘Vestigios del caos’

Audio 07:40

El veterano cantante francés vuelve con un nuevo álbum de canciones apasionadas y con sonoridades electrónicas.

Anuncios

A sus 70 años, Christophe no ha perdido ni su ardor, ni su verbo. Al contrario, este cantante francés que marcó las décadas de los 60, 70 y 80, vuelve en 2016 con un nuevo álbum lleno de canciones apasionadas y elegantes. Aunque con un nuevo tratamiento mucho más electrónico y contemporáneo en algunos temas, que se intercalan con otras baladas más sinfónicas.

"Los Vestigios del caos" es el título de este álbum salido en el mes de abril, con 13 temas en los que la voz un poco quebrada pero cristalina de Christophe se rodea de efectos sonoros, ecos y distorsiones. Es el caso de esta canción "Definitivement", la primera de este nuevo álbum, en la que Christophe toma vuelo hacia agudos y coros aéreos. Toda una proeza y prueba de la gran curiosidad musical de este veterano de la canción francesa, quien se sitúa por primera vez y sin complejos al margen de la pop, en un trabajo discográfico con sonoridades nuevas.

Daniel Bevilacqua, alias Christophe, nació en 1945, en la región de París. Desde que tenía ocho años fue melómano, amante de Edith Piaf y John Lee Hooker. A los 20 años conoció un éxito rotundo con "Aline", una balada que se convirtió en uno de los primeros "hit" románticos en Francia. Todavía hoy, 50 años después de su salida al mercado en forma de sencillo, "Aline" sigue enraizada en la cultura musical de los franceses y es de las canciones más retomadas por diversos cantantes.

"Aline" le permitió a Christophe ganar una gran notoriedad pero también un proceso por plagio. En efecto, el cantante Jacky Moulière lo acusó en su momento de copiar su canción "La Romance", un juicio que condenó a Christophe en primera instancia, aunque el cantante ganó luego en apelación.

Ese fue apenas uno de los numerosos escándalos que ha protagonizado Christophe. En otras ocasiones también se distinguió por conducir a altas velocidades en París, a bordo de automóviles de lujo de tipo Ferrari o Lamborghini. Juventud, celebridad y fortuna que contribuyeron a una cierta imagen de seductor impenitente y rebelde.

En los años 70, Christophe sufrió una ligera transformación física dejándose una melena rubia y un largo bigote que lo acompaña todavía hoy. En esa época se asoció con el compositor Jean Michel Jarre, el hijo de Maurice Jarre, con quien escribió "Les paradis perdus" (Los paraísos perdidos) y "Les Mots Bleus" (Las palabras azules) , uno de sus discos más vendidos.

Muchas han sido las canciones escritas e interpretadas por Christophe desde encones, muchos también sus trabajos con artistas como el desaparecido Alain Bashung o más recientemente Julien Doré. Experiencias que por supuesto encuentran un reflejo en este nuevo disco y le dan un gusto añejo a sus canciones.

Llegado a la edad de oro, Christophe se permite aquí la calma y delicadeza que se gana con los años y con las vivencias. El cantante también hace en este disco una reminiscencia de sus años de juventud con un tema en la que devela su primera experiencia amorosa, a los 14 años. También, su amor por el cine y en especial por el cine italiano, en una canción en la que escuchamos a la actriz Anna Mouglalis.

"Les Vestiges du chaos" es indiscutiblemente un disco íntimo y emotivo en el que Christophe invita a explorar su universo artístico y extravagante. Despedimos este programa con otro de los temas de este álbum, una canción dedicada a una Stella soltera, sensual y maliciosa. Porque a los 70 años, Christophe sigue siendo incorregible.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.