Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Mariaca Semprún resucita a Piaf en Caracas

Audio 05:06
Mariaca Semprún es Edith Piaf.
Mariaca Semprún es Edith Piaf. Andreina Flores

La voz venezolana de la actriz Mariaca Semprún se levanta a cantar en francés para asumir un reto enorme sobre las tablas: relatar las tragedias, los amores y los éxitos de Edith Piaf.

Anuncios

El musical "Piaf, voz y delirio" se estrenó el pasado 13 de octubre en el Teatro de Chacao, en Caracas, presentando 18 temas emblemáticos del repertorio de Edith Piaf, interpretados por una banda en vivo con seis músicos en escena.

Su protagonista, Mariaca Semprún, nos cuenta esta intensa experiencia: "Aquí en Piaf estoy cantando todas las canciones en idioma original, como debe ser, para poderla emular un poco a ella. Para poder llegar a la forma, al espíritu, a la cadencia con la que ella cantaba. Llevo seis meses estudiando sin parar, tengo un coach vocal que ha trabajado en la Alianza Francesa que se llama Casto Rivas. No sólo estoy aprendiendo el francés a través de sus canciones, también estoy aprendiendo la forma en que ella cantaba el francés que es diferente”.

Vea nuestro diaporama:
{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Pero no solamente se trata de la voz y del dominio del francés. También está la caracterización: Mariaca Semprún debe convertirse físicamente en Edith Piaf. Para ello, debe maquillarse durante tres horas, lograr la expresión triste, las cejas caídas y la espalda encorvada de Piaf.

"Hay un trabajo del cuerpo importantísimo", comenta Semprún. "Desde el primer momento de la obra, ella tiene una forma de moverse diferente a mí. ¿Por qué? Porque ella era un pequeño animalito de la calle y durante las escenas, ella va envejeciendo de una forma muy rápida, por todo lo intenso que fue su vida, su vínculo con el alcohol, con las medicinas, con las drogas, con la morfina..."

El espectáculo muestra la niñez, la juventud, la madurez y la prematura muerte de Edith Piaf en aproximadamente una hora y cuarenta minutos. Al salir, el público se confiesa encantado y muy emocionado.

El musical “Piaf, voz y delirio” se presenta en medio de una de las peores crisis económicas y políticas que haya atravesado Venezuela. Para Mariaca Semprún, se trata de un oasis de belleza donde la fuerza de Piaf puede servir de ejemplo: "Venezuela trata de aferrarse a la cultura, a la música, al arte, que es lo que la hace volver a sí misma. Proponer la belleza en medio del caos... que era un poco la bandera de Piaf en su vida".
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.