Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

‘Yo, Daniel Blake’, el último drama social de Ken Loach

Audio 05:18

La cinta ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes 2016 cuenta la estremecedora historia de un hombre frente a la absurda y humillante burocracia inglesa.

Anuncios

La cinta narra la historia de un carpintero de 50 años, viudo, que se ve obligado a solicitar las ayudas sociales tras haber sufrido un grave problema cardíaco. Su médico le prohíbe trabajar pero la administración le obliga a reincorporarse so pena de sanciones. En una cita en los servicios sociales conoce a una madre soltera con dos hijos. Nace entre ellos una amistad sincera y desinteresada que les ayuda a soportar la humillante burocracia inglesa de la que son víctimas cientos de miles de desempleados y desfavorecidos.

“Mi idea era contar una historia de dos personas que se hacen amigos inmediatamente. Y a través de ellos mostrar cuan cruel se ha convertido nuestra sociedad, pero también cuan cruel son los gobiernos para humillar, negándole a la gente lo más básico de la vida, usando el hambre como arma para disciplinar. Quería hacer una película para revelar toda esta crueldad en la que vivimos hoy” declaró el cineasta británico ante los micrófonos de RFI.

En efecto, "Yo, Daniel Blake" describe cómo el Estado de bienestar del Reino Unido se ha convertido un aparato que termine destruyendo a los ciudadanos que en teoría debería proteger, sometiéndolos a la vejación permanente y ahogándolos en una maraña interminable de trámites a veces absurdos.

“En Gran Bretaña tenemos muchos desempleados pero también hay 5,5 millones de personas subempleadas, es decir, trabajan uno o dos días por semana, lo que no les es suficiente para vivir. Tenemos entonces una distorsión económica inmensa. Mucha gente no logra subsistir sola, necesitan ayuda. Pero si al menos el gobierno diera esta ayuda sin decirles que es su culpa y sin hacerlos responsables de la situación en la que se encuentran, la gente pensaría que es un buen sistema; y quizás el gobierno haría lo necesario para proteger ese sistema. Así que detrás de tanta crueldad hay una razón ideológica”, agregó Loach.

A pesar de las dificultades y la desesperanza que embarga a los protagonistas, Loach ha optado por mostrar también la solidaridad de la que somos capaces.

“Somos, en esencia, seres sociales. De manera natural buscamos ayudarnos mutuamente Algunas de las instituciones que creamos reflejan esta característica de los seres humanos: esas que unen a las personas para ayudarse y apoyarse mutuamente. Lo que pasa es que ahora las instituciones del Estado tienden cada vez más a separarnos, a automatizar todo, a fragmentar, a ponernos en situación de competencia, en vez de incitarnos a colaborar unos con otros”, concluyó Loach.

Con "Yo, Daniel Blake", el británico Ken Loach se llevó en 2016 la segunda Palma de Oro de su carrera, luego de la obtenida en obtuvo en 2006 por “El viento que agita la cebada”.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.