Saltar al contenido principal
Unesco

La rumba cubana y el merengue dominicano, patrimonio de la humanidad

La Unesco asegura que la rumba cubana contribuye a "fomentar el respeto y la convivencia entre las comunidades".
La Unesco asegura que la rumba cubana contribuye a "fomentar el respeto y la convivencia entre las comunidades". Foto: Flickr/Boggin

La delegación de Cuba dedicó el reconocimiento a la rumba, "una expresión de resistencia y autoestima", a la memoria del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, fallecido el viernes a los 90 años. El merengue dominicano, las Fallas de Vlaencia y al cerveza belga entran también en la lista.

Anuncios

Este elemento del patrimonio cultural cubano es "un instrumento de sociabilidad que enriquece la vida de las comunidades que lo practican", apuntó la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, con sede en París al declarar la rumba patrimonio inmaterial de la humanidad.

La rumba, que surgió en barriadas urbanas pobres en el siglo XIX, está vinculada a la cultura africana, pero también posee algunos elementos característicos de la cultura antillana y el flamenco español.

Otro baile de Latinoamérica, el merengue dominicano, fue incluido en esta lista. La Unesco destacó que este elemento del patrimonio cultural inmaterial "se transmite esencialmente mediante la participación y su práctica atrae a personas de clases sociales muy diferentes", contribuyendo a "fomentar el respeto y la convivencia entre las comunidades".

El Comité, formado por representantes de 24 Estados partes en la Convención de la Unesco para la salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial reunido en Etiopía, destacó el hecho de que el merengue dominicano se baile en pareja, y subrayó el acompañamiento de "coqueteos y movimientos sensuales al compás de la música" tocada con instrumentos como el acordeón, el tambor y el saxofón.

Las Fallas de Valencia y la cerveza belga

Las Fallas de Valencia, una fiesta que celebran las comunidades de la ciudad de Valencia en España y la diáspora valenciana emigrada al extranjero para saludar la llegada de la primavera, ingresó también en esta lista representativa de diferentes tipos de patrimonio vivo.

Según la Unesco, las fallas de Valencia en las que se queman esculturas de cartón y corcho "propician la creatividad colectiva y la salvaguardia de las artes y artesanías tradicionales". "También constituye un motivo de orgullo para las comunidades y contribuyen a forjar su identidad cultural y cohesión social", agregó el organismo.

La Unesco también admitió en la lista de patrimonio inmaterial a la tradición cultural cervecera belga, que "desempeña un papel importante tanto en la vida diaria como en los eventos festivos". Con cerca de 1.500 clases de cerveza diferentes, "la fabricación y la estima" que se tiene a esta bebida "forman parte del patrimonio cultural vivo de una gran parte de comunidades de toda Bélgica", argumentó Bruselas al presentar su candidatura.

Entre los otros elegidos figuran también los Veinticuatro periodos solares del calendario chino y la fiesta "Mangal Shobhajatra" con la que se celebra el día del Año Nuevo en Bangladesh. (AFP)

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.