Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Balzac y la pasión entre un soldado y una pantera

Audio 07:56
'La pantera y el soldado', octavo óleo del ciclo 'Una pasión en el desierto' de Gilles Aillaud (1928-2005), Eduardo Arroyo (1937-) y Antonio Recalcati (1938-).
'La pantera y el soldado', octavo óleo del ciclo 'Una pasión en el desierto' de Gilles Aillaud (1928-2005), Eduardo Arroyo (1937-) y Antonio Recalcati (1938-). ©Adagp, Paris, 2017

En París la Maison de Balzac, donde vivió el genio de la literatura francesa, propone al visitante descubrir un ciclo de pinturas de los revolucionarios Gilles Aillaud, Eduardo Arroyo y Antonio Recalcati. El trío se inspiró en los años 60 en la sorprendente novela de Honoré de Balzac Una pasión en el desierto.

Anuncios

"La sultana del desierto agradeció los talentos de su esclavo levantando la cabeza, estirando el cuello, revelando su embriaguez en la tranquilidad de su actitud." Lo que cuenta con sutileza y travesura el escritor francés Honoré de Balzac en la novela Una pasión en el desierto no es el amor de una pareja humana sino la pasión entre un soldado del ejército de Napoleón y una pantera. Las inmensidades arenosas y solitarias de Egipto son el escenario de este encuentro sorprendente.

La novela, que data de 1830 y es parte de La comedia humana, inspiró más de un siglo después a tres pintores: el francés Gilles Aillaud, el español Eduardo Arroyo y el italiano Antonio Recalcati. De su trabajo en conjunto, nacieron trece obras presentadas en este momento en la Maison de Balzac, en París. Con estos trece óleos, los artistas también provocaron y cuestionaron el arte de su época, los años 60, marcados por el pop art.

El beso entre el soldado y la pantera

En las paredes de la Casa de Balzac, las telas y los extractos de esta inesperada historia de zoofilia dialogan y se potencian. Con ocres, amarillos y blancos intensos, los tres pintores relatan el sol resplendeciente e implacable, los espejismos en el horizonte, la infinita vastedad del desierto. El soldado amputado transforma su camisa en una bandera para alertar a un improbable visitante de su presencia.

La ironía de Aillaud, Arroyo y Recalcati se vuelve patente con la escena del beso entre la pantera y el soldado. Lasciva, la fiera extiende su mentón hacia los labios bigotudos del viril militar. Parece una escena kitsch del cine hollywoodense. De hecho, se hizo después el paralelo con el beso de Greta Garbo y John Gilbert en una película de 1928.

Afiche de la película de 1928 'A Woman of Affairs' de Clarence Brown con Greta Garbo y John Gilbert.
Afiche de la película de 1928 'A Woman of Affairs' de Clarence Brown con Greta Garbo y John Gilbert. Dominio público

Esta realización conjunta, que no se había presentado en París desde hacía 50 años, recuerda "lo inspiradora que fue la obra de Honoré de Balzac para muchos artistas, en particular a partir de la segunda mitad del siglo XX", destacó al micrófono de RFI el director de la Casa de Balzac y curador de la exposición, Gilles Gagneux. "Hablamos de grandes nombres como Pablo Picasso, Louise Bourgeois, Pol Bury o Pierre Alechinsky", precisó.

Para descubrir las obras que la poco conocida novela de Balzac inspiró, un solo lugar: la Maison de Balzac, pequeña casa de persianas verdes que anida en un jardín justo detrás de la Casa de la Radio en París. O las 17 páginas de la traviesa novela del prolífico escritor francés.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.