Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Jordi Savall monta una orquesta de músicos refugiados

Audio 04:35
Jordi Savall (derecha) en el centro de acogida de migrantes Jules Ferry, en Calais, el pasado 16 de abril de 2016.
Jordi Savall (derecha) en el centro de acogida de migrantes Jules Ferry, en Calais, el pasado 16 de abril de 2016. AFP

El director de orquesta de origen catalán Jordi Savall creó en Francia una escuela musical con músicos refugiados. Un proyecto que busca vencer el miedo a los refugiados en Europa.

Anuncios

La melodía es kurda, las voces son de Bangladesh y Bielorrusia. Los dos músicos y las dos cantantes que oímos en este reportaje son refugiados que viven en Europa y que formarán parte del proyecto de escuela musical impulsado por Jordi Savall.

El especialista en música medieval y director de orquesta de origen catalán finalizó la selección de una veintena de músicos refugiados del mundo entero, y que serán instructores para un centenar de niños refugiados. Esta escuela musical está instalada en un lugar único del patrimonio francés: la antigua salina real de Arc-et-Senans en el este de Francia.

>Hacer clic en la foto principal arriba para escuchar el reporte audio.

Para Jordi Savall, el punto de partida de este proyecto musical es la situación de miles de refugiados que han llegado a Europa huyendo de Medio Oriente y de África: "Una de las cosas más graves que están pasando en Europa es la incapacidad de Europa de acoger, tanto como el derecho nos obliga, a los refugiados, y que tengamos a esos refugiados en situaciones de total desamparo, sin tener las mínimas condiciones higiénicas. Es gravísimo".

"Yo no puedo decidir por Europa pero como músico sí, puedo actuar. Entonces decidí ponerme en movimiento con mis músicos de Siria, de Marruecos, de Turquía, etc., y hacer un plan, y ese plan era muy simple: hay muchos músicos refugiados que están viviendo aquí, que tienen capacidad artística y pedagógica, ¿por qué no seleccionarlos y darles trabajo para que enseñen a los niños y para crear una dinámica de manera que los jóvenes encuentren un sentido a su vida?", prosigue Savall.

País fundamentalista

Azmari Nirjhor es oriunda de Bangladesh y fue seleccionada para formar parte del proyecto Orpheus XXI. Ella cuenta que "Bangladesh es un país fundamentalista. Además de haber sido cantante profesional en mi país, trabajé mucho en defensa de los Derechos Humanos de mujeres y niños. He tenido problemas con el gobierno y ciertos sectores fundamentalistas. Ha sido muy duro. Tuve que huir. Para mi estar aquí es un nuevo inicio y soy feliz".

Durante la presentación del proyecto a la prensa, la voz de esta cantante bangladesí se mezcló con la de Anastasia, cantante tradicional de Bielorrusia.

Este verano, el conjunto de profesores tocará en varios festivales franceses. Y sus alumnos participarán en una gira en el verano 2018. Jordi Savall hará dialogar la música tradicional oriental, mezclada con ritmos medievales europeos.

Entrevistados: Jordi Savall, director de orquesta, y Azmari Nirjhor, cantante, refugiada oriunda de Bangladesh.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.