Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

La vida de Monet en una historieta

Audio 05:46

Dos autores españoles cuentan en una novela gráfica la difícil vida de Monet, desde su juventud hasta que el pintor del impresionismo descubre su pasión por la luz y el color, y los convierte en los principales elementos de su obra.

Anuncios

La historia que muchos conocen de Claude Monet está asociada a sus lienzos emblemáticos: “Impresión, sol naciente”, “Las amapolas” o los “Los nenúfares”. Sin embargo, la vida de Monet antes del reconocimiento mundial está llena de anécdotas, dificultades, incluso una ceguera que lo afecto momentáneamente, y personajes que contribuyeron a su talento y fama.

Es esa historia un tanto desconocida que ponen al alcance dos autores españoles, el guionista Salva Rubio y el dibujante Efa (Ricard Fernández), en un bellísimo álbum de historietas titulado “Monet, nómada de la luz”.

“Yo todavía era estudiante cuando, haciendo un trabajo sobre los impresionistas, descubrí un libro que contaba las difíciles condiciones de vida de muchos de ellos, en especial, la de Monet. Esa idea nunca me abandonó hasta que, convertido en escritor, propuse la idea a las ediciones La Lombard. Allí comenzó un largo trabajo de investigación entre Ricard y yo. Curiosamente todos conocen las obras de Monet, pero pocos conocen lo que vivió en sus primeros años y cómo fue posible que llegara a ser el gran pintor que fue”, explicó a RFI Salva Rubio.

De su lado, el dibujante Ricard Fernández, mejor conocido como Efa fue el encargado de traducir la historia de Monet a la ilustración.

“Desde el principio tuvimos un poco de miedo porque decidimos al principio que toda la parte grafica del álbum seria hecho con pintura directamente, nos exponíamos a la comparación con el maestro de maestros. Pero el riesgo había que tomarlo. De todas formas, la intención nunca fue imitar la obra de Monet sino contar cómo llegó a ser el Monet que todos conocemos”, agregó Efa.

El álbum aborda el momento crucial en la vida de Monet en el que entiende que es un pintor de la luz. Sucede en el momento en el que muere su primera esposa, Camille y el artista decide pintarla.

“Ese fue quizás el momento más dramático en la vida de Monet. Cuando viendo a su mujer en su lecho de muerte, decide pintar la luz que cae sobre su cara. Es allí donde se produce un cambio. Le dejan de importar las personas como objetos de su pintura, y se obsesiona por la luz”, concluyó Efa.

La novela gráfica “Monet, nómada de la luz” fue publicada en Francia por la editorial Le Lombard y presentada en la Casa de Monet, en la ciudad de Giverny, un lugar muy turístico donde se pueda admirar sus famosos jardines y su estanque de nenúfares.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.