Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Fuerte participación latinoamericana en el Mundial de circo de París

Audio 05:05
El Mundial del circo del mañana tiene lugar todos los años en el circo Phénix de París.
El Mundial del circo del mañana tiene lugar todos los años en el circo Phénix de París. © RFI/María Carolina Piña

Artistas jóvenes de Colombia, México, Puerto Rico y Venezuela tomaron parte en la competencia, considerada los “juegos olímpicos del circo”.

Anuncios

Una vez más el circo Phénix de París, el más grande del mundo, recibió bajo su gigantesca carpa a jóvenes artistas venidos de todo el mundo. El Mundial del circo del mañana está considerado una de las competencias más prestigiosas del planeta y una vitrina para espectáculos de un muy alto nivel.

El Mundial del circo del mañana tiene llegó en 2019 a sus 40 años.
El Mundial del circo del mañana tiene llegó en 2019 a sus 40 años. DR

Este año, 22 artistas y compañías se presentaron ante el jurado que como siempre entregó medallas de oro, plata y bronce. El mexicano Nicolas Montes de Oca se adjudicó uno de los premios especiales del jurado con un número de equilibrismo sobre plataforma rotativa instalada en un mesa redonda. Un galardón importante para este artista, quien comenzó en los malabares y tras un accidente, ahora se dedica al equilibrismo sobre manos

“Estudié en Bélgica y luego me fui a China. Allí tuve un accidente en el pie, que me obligó a dejar los malabares. Entonces mi profesor me propuso entrenarme para pararme de manos. Y es lo que he estados haciendo desde entonces. El número que traje a París se me ocurrió un día jugando en un parque con mi hijo. Estábamos en una rueda y le pedí que me diera vueltas mientras yo me paraba de manos. Me entrené dos años con mi profesor y aquí estoy mostrando el fruto de ese trabajo”, dijo Nicolás Montes de Oca ante los micrófonos de RFI.

La edición número 40 del Mundial del circo del mañana en París contó con la primera participación en su historia de un artista de Puerto Rico, Johan Santiago Aponte, quien presentó un número de aro aéreo, que lo hizo despegar a varios metros del suelo.

“Yo aprendí solo en Puerto Rico, porque antes no había escuelas, viendo videos en youtube. Luego, pude formarme en Europa. Es un sueño hecho realidad haber sido seleccionado para el festival que ha implicado muchos años de trabajo”, dijo el espigado joven boricua.

Para los jóvenes artistas de circo, ser seleccionado para este festival y ganar algún premio puede suponer un importante salto a la vida profesional, en un medio muy competitivo y exigente. Este año, el festival presentó como invitado especial al venezolano Aimé Morales, ganador de la medalla de oro hace cinco años por un número de rueda cyr, una de las modalidades más recientes del circo contemporáneo.

“Haber ganado esa medalla fue un trampolín, sin duda. Hoy voy a Japón y todo el mundo del circo sabe quién soy. He hecho este número unas 800 veces, gracias a que lo presenté en París”, aseguró Aimé Morales.

El Gran Premio del festival fue para un número de tablas coreanas de la compañía Scandinavian Boards, compuesta por artista de Suecia, Finlandia y Holanda. Por su parte, un joven mago venido Venezuela, Winston, fue galardonado con el premio Telmondis.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.