Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

La Luna en todas sus facetas en el Grand Palais de París

Audio 04:26
"El paisaje azul" de Marc Chagall (1949) se encuentra en la exposición en el Grand Palais.
"El paisaje azul" de Marc Chagall (1949) se encuentra en la exposición en el Grand Palais. © Adagp, Paris 2019

El museo parisino celebra los 50 años de la llegada del hombre a la Luna con una vasta exposición sobre el astro de la Tierra. Una muestra que reúne objetos científicos y obras de arte inspiradas en la Luna.

Anuncios

Hace 50 años, en julio de 1969, Neil Amstrong hacía realidad lo que tantos hombres habían soñado desde siglos atrás: caminar sobre la Luna. La rememoración de ese momento histórico es el punto de partida de la muestra "La Luna, del viaje real a los viajes imaginarios" en el Grand Palais de París. La exposición es una celebración del astro natural de la Tierra, a través de aparatos científicos, obras de arte y piezas arqueológicas, de la larga relación que el hombre ha mantenido siempre con la Luna.

“Es una exposición en la que exploramos tanto el viaje real a la Luna, las imágenes, fotografías y hallazgos científicos, como los viajes imaginarios. Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha soñado y explorado la Luna y los artistas se han inspirado de ella. Esta exposición es un viaje artístico por las diferentes facetas de la relación que el hombre siempre ha tenido con el satélite natural de la Tierra”, explicó a RFI la curadora de la muestra Alexia Fabre.

La exposición comienza con una sala dedicada a la misión Apollo, para luego dar un salto hasta las primeras observaciones y dibujos que hicieron los científicos europeos. Se evocan los instrumentos que desarrolló Galileo para el estudio de la Luna y los satélites de Júpiter, o del telescopio de Isaac Newton. La exposición rememora de esta forma la historia de la observación de la Luna y del ciclo lunar, pero también las múltiples interpretaciones que ha hecho el hombre de ese círculo de luz cambiante en el cielo.

Dios Jonsu digno de culto para los egipcios, Chandra en la religión hindú, la Luna es recordada en el Grand Palais a través de piezas que demuestran el lugar emblemático que ha ocupado en distintas civilizaciones y culturas. También ha sido determinante en un sinnúmero de calendarios y rituales. La exposición lo evidencia a través de calendarios lunares  y tradiciones como el Ramadán, el período de ayuno de los musulmanes que comienza con la aparición de la luna el último día del mes de shaabán.

“Desde la antigüedad los hombres han observado la Luna. Todas las civilizaciones del planeta la han considerado un dios o una diosa. De hecho, la Luna casi siempre ha estado asociada a la femineidad. Se le ha representado frecuentemente por una mujer. Pero en algunas civilizaciones, ha sido personificada como un hombre”, agregó la experta.

"La Luna, del viaje real a los viajes imaginarios" da cuenta así mismo de la fuente inagotable de inspiración que es la Luna para los artistas, incluso hoy. El Grand Palais muestra una serie de pinturas clásicas, contemporáneas, esculturas, fotografías e instalaciones.

“Luego de la llegada del hombre a la Luna, hubiéramos podido imaginar que la Luna ya no inspiraría a los artistas. Descubrimos que es  un astro infértil, un territorio sin vida. La ciencia la despojó de sus atributos mágicos, simbólicos y de su poder de explicar los fenómenos naturales que tanto intrigaron al hombre. Pero finalmente, la Luna sigue teniendo un encanto, un poder estético y poético, y así sigue inspirando a los artistas del presente, como lo hizo en el pasado”, concluyó Fabre.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.