Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Los tesoros de Notre-Dame que se salvaron y los que no

Audio 04:26
Archivo: ceremonia en Notre-Dame en 2013.
Archivo: ceremonia en Notre-Dame en 2013. REUTERS/Gonzalo Fuentes/File Photo

Además de ser el monumento más visitado de Europa por su importancia arquitectónica e histórica, la catedral de Notre-Dame contiene una serie de reliquias y objetos valiosísimos que el incendio amenazó.

Anuncios

Notre Dame es más que una catedral o una iglesia. Es el corazón de París desde hace casi mil años. En esta obra maestra de la arquitectura gótica, Napoleón se autoproclamó emperador, ahí se celebró la victoria contra los nazis. Y sin olvidar que Víctor Hugo imaginó en Notre Dame unas de las historias más populares de la literatura francesa.

 

Por todas estas razones muchos franceses, creyentes o no, parisinos o no, lloraron cuando vieron la catedral devorada por un incendio sin precedentes.

 

En apenas dos horas, el fuego, que se originó probablemente en un andamio en el techo, destruyó el armazón, apodado el bosque por el complejo esqueleto de decenas de vigas que sostenían el tejado de zinc del transepto y de la nave que también se derrumbó, causando el derrumbe de la aguja de plomo de la catedral.

 

“El armazón llevaba maderas que se remontaban al siglo XII, XIII y al XIX. La parte más icónica de Notre Dame - la aguja – es una de las reacciones más notorias del arquitecto Viollet le Duc del siglo XIX. Fue la culminación de la reconstrucción de Notre Dame”, recuerda Philippe Plagnieux, profesor de historia de arte medieval, miembro de la Société des Amis de Notre Dame.

 

Según las primeras evaluaciones, la estructura general del monumento parisino, sus fachadas y sus torres quedaron intactas. Pero la bóveda sí sufrió. “Tenemos inquietudes en torno a la parte superior de la fachada norte”, informó el ministro de cultura francés Franck Riester. “La bóveda debería resistir, pero presenta tres perforaciones importantes: una causada por el derrumbe de la aguja, y otros dos por el derrumbe del transepto norte”, agregó el ministro.

 

La catedral de Notre-Dame es conocida también por sus tesoros. Cuando ardían las llamas, aumentó la preocupación por los tres magníficos órganos utilizados para la liturgia.  El órgano monumental, que cuenta con 8000 tubos y que comenzó a construirse en el siglo XV, fue parcialmente dañado por el agua. En Notre Dame se conservan también varias reliquias, un conjunto de objetos religiosos, como la santa corona de espinas, y un pedazo de cruz y un clavo que según la tradición cristiana corresponden a la crucifixión de Cristo. Estas piezas del llamado tesoro de Notre Dame fueron sacadas del monumento en llamas y resguardas en la alcadía de París, no muy lejos de la catedral.

"Los bienes más valiosos como la corona de espinas y la túnica del rey Saint Louis fueron resguardadas desde la noche del incendio en la alcaldía de París”, anunció Franck Riester, ministro de cultura.

 

"Los otros elementos del tesoro como las grandes pinturas que sufrieron daños por las proyecciones de agua, serán trasladados al museo del Louvre para su restauración. Y en lo que se refiere a los rosetones del transepto norte y sur y las de la fachada oeste aparentemente no presentan daños irreparables. Pero habrá que esperar que los bomberos nos den luz verde para retirarlas."

 

Aún es muy pronto para estimar cuánto costará la reparación de Notre Dame. Expertos de la federación encargada de los monumentos históricos de Francia estiman que los daños al edificio costarán cientos de millones de euros y que al menos 15 años serán necesarios para que la catedral de París vuelva a relucir con todo su resplandor.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.