Saltar al contenido principal
FRANCIA/TEATRO

Aviñón, teatro de odiseas, exilios e identidades

"Architecture" de Pascal Rambert, en el Palacio de los Papas.
"Architecture" de Pascal Rambert, en el Palacio de los Papas. © Christophe Raynaud de Lage

El Festival internacional de teatro presenta en 2019 una paleta de espectáculos inspirados en la actualidad mundial, las crisis migratorias y la defensa de las culturas autóctonas. RFI asistió a tres piezas que abordan esas temáticas.

Anuncios

“El teatro puede ser un acto político, el lugar donde se desarman las soledades y se construye el espíritu colectivo”, aseguró a RFI el director del Festival de Aviñón, Olivier Py. Con esa máxima, que defendió también Jean Vilar y su teatro popular, se concibió la programación de la 73ª edición del Festival de Aviñón, el más importante del mundo para el teatro.

De los casi 40 espectáculos del festival oficial, muchos intentan suscitar una reflexión sobre temáticas contemporáneas como los movimientos migratorios, la construcción del bloque europeo, las identidades locales y nacionales.

Así por ejemplo, la pieza cumbre de esta edición, la que se ofrece en el Palacio de los Papas, es una metáfora de lo que une y desune a los países de la Unión Europea. En “Architecture” el dramaturgo francés Pascal Rambert traspone la difícil construcción del viejo continente a las tensiones y desgarramientos entre los miembros de una familia de intelectuales y artistas, en los años 1930. Esta pieza coral, narra la historia de un despótico patriarca, un exitoso arquitecto interpretado por el actor Jacques Weber, quien intenta afianzar su autoridad sobre una prole que ha perdido el vínculo familiar en beneficio de intereses personales.

“Todo lo que pasa en la época que nos tocó vivir, me inspira, desde el auge de los nacionalismos europeos, encarnado en Francia por la familia Le Pen, hasta el caso de los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa. Mis piezas hablan de lo que veo en mis viajes, mis personajes viven en contextos difíciles. En China y Egipto me han censurado. Architecture habla del auge de los nacionalismos, pero también del arte y de la necesidad de seguir adelante”, explicó Rambert, quien próximamente estará presentando su pieza “Hermanas” en Perú y México.

“El presente que desborda, nuestra Odisea II” de Christiane Jatahy.
“El presente que desborda, nuestra Odisea II” de Christiane Jatahy. © Christophe Raynaud de Lage

Odiseas modernas

De su lado, la brasileña Christiane Jatahy presenta en Aviñón “El presente que desborda, nuestra Odisea II”, sobre la situación de los exiliados venidos de Palestina, El Líbano, Grecia, Suráfrica, Colombia. Basada en la “Odisea” de Homero y la epopeya de Ulises, Jatahy construyó un emotivo relato a varias voces, con personas que han sufrido en carne propia el exilio y la imposibilidad del retorno a sus países de origen.

El principal recurso de esta obra es un video filmado en diferentes zonas del mundo donde los conflictos armados generan masas de refugiados, lo que se acompaña de la intervención en la sala de una veintena de actores que narran sus historias personales o las de sus familiares. La pieza cierra en la Amazonia brasileña, donde desapareció en un accidente el padre de Jatahy y donde los indígenas kayapós corren el riesgo de ser desplazados de sus tierras en favor de la minería industrial.

"Oskara" de la compañía vasca Kukai Dantza.
"Oskara" de la compañía vasca Kukai Dantza. © Christophe Raynaud de Lage

 

La cultura como "ropa" para la vida

La compañía de danza Kukai Dantza trajo una muestra de la cultura vasca a Aviñón. “Oskara” - uno de los primeros nombres del Euskera, la lengua vasca- es el título de este espectáculo concebido como una exploración de la danza y cantos típicos vascos, en resonancia con la danza moderna.

La pieza comienza y termina en una sala de operación, con un cuerpo desnudo y prosigue con diversos cuadros en los que se presentan elementos de la cultura vasca como la pelota o los carnavales, así como un cantante que interpreta varios cantos en lengua euskera.

“Queremos decir que venimos al mundo desnudos, pero lo que hace de nosotros lo que somos, es la cultura en la que nos hemos criado. Es la ropa para la vida. No es una defensa de nuestra cultura; es que a través de la danza, la vivimos. La cultura es algo tan frágil, que si no la vivimos, se muere”, dijo a RFI el director de la compañía, Jon Maya.

El Festival de teatro proseguirá hasta el 23 de julio con espectáculos en toda la ciudad de Aviñón, a lo que se suman las 1500 piezas que conforman el festival off.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.