Saltar al contenido principal

Brasil y el mundo lloran a Joao Gilberto

El músico brasileño, Joao Gilberto, durante un concierto en el Teatro Municipal de Río de Janeiro en agosto de 2008.
El músico brasileño, Joao Gilberto, durante un concierto en el Teatro Municipal de Río de Janeiro en agosto de 2008. Ari Versiani / AFP

La voz dulce que interpretó por décadas la famosa "Garota de Ipanema" murió a los 88 años este sábado. Joao Gilberto era considerado el último padre vivo de la bossa nova. Sin embargo, a pesar de su éxito mundial, murió en la ruina.

ANUNCIOS

"Olha que coisa mais linda
Mais cheia de graça
É ela a menina que vem e que passa
num doce balanço a caminho do mar..."

¿Quién no ha cantado las frases de la "Garota de Ipanema" evocando a Joao Gilberto y soñando con las playas de Río? Desde el verano de 1958, la voz del músico brasileño, junto a sus colegas Tom Jobim y Vinicius de Moraes, han acompañado al mundo entero con su bossa nova.

Este sábado, Joao Gilberto, el último sobreviviente de ese grupo, falleció a los 88 años, dejando la música brasilera un poco huérfana.

Nacido el 10 de junio de 1931 en Juazeiro, en el estado de Bahía, Joao Gilberto Prado Pereira de Oliveira descubrió la música con su primera guitarra, a los 14 años.
Cuatro años después, "Joaozinho" abandonó su pueblo natal para ir a Salvador de Bahía, donde fue escuchado en la radio local, y a los 19 años se fue a Rio de Janeiro.
Allí tocó en una pequeña banda, “Garotos da Lua”, con la que hizo sus primeras grabaciones, y en 1957 se dio a conocer como guitarrista en un disco de Elizeth Cardoso, "Cançao do Amor Demais", compuesto por Tom Jobim y Vinicius de Moraes.

Joao Gilberto interpretando "Garota de Ipanema" en Lisboa en 1984. Fuente: Bossa Nova Clube

En 1958, "Chega de saudade" marcó el punto de partida para la carrera de Gilberto y la bossa nova. El público quedó hechizado por su voz susurrante, las armonías de Jobim y las palabras de Moraes.
En 1960 y 1961 lanzó otros dos álbumes, con composiciones de Jobim y Moraes, junto a otros referentes.
Luego, por casi 20 años el guitarrista y cantante vivió en Nueva York con un interludio de dos años en México. Trabajó con Jobim y músicos de jazz como el saxofonista Stan Getz.
El álbum Getz/Gilberto, con "Garota de Ipanema" cantada por Astrud Gilberto, su primera esposa (que lo dejó por Getz), se consagró como un éxito, como también lo fue su concierto en el neoyorquino Carnegie Hall, en 1964.
En 1967, Frank Sinatra incluyó "Girl from Ipanema" en su repertorio, y la bossa nova cautivó a una audiencia internacional.

Frank Sinatra interpretando "Garota de Ipanema" junto a Tom Jobin en 1967.

Gilberto siguió cosechando elogios en 1970 con su nuevo álbum, "Ela é Carioca". Y, aunque leal a Jobim, también se unió a Caetano Veloso, Gilberto Gil y Maria Bethania, mezclando bossa nova y samba, entre canciones y diálogos.
Gilberto regresó a Rio, pero siguió subiéndose a los escenarios más importantes del mundo, deleitando al público con piezas como "Desafinado", "Garota de Ipanema", "Chega de saudade", "Rosa Morena", "Corcovado" y "Aquarela do Brasil".
En 2001, ganó el Premio Grammy al mejor artista de música del mundo por su álbum "Joao: Voz e Violao".
Su éxito no acaba allí: en agosto de 2008, las entradas para sus conciertos para el 50 aniversario de la bossa nova se agotaron en menos de una hora. Y en 2015 se presentó en los festivales de Viena, Marcillac y Marsella.

Una muerte solitaria en la ruina

A pesar de su éxito a nivel mundial, Joao Gilberto murió en entre deudas y conflictos familiares. De hecho, quedó en medio de una pelea entre sus hijos mayores, Joao Marcelo y Bebel Gilberto, también músicos, con su última ex-esposa Claudia Faissol, una periodista cuarenta años más joven que él y madre de su hija adolescente.
Bebel y Joao Marcelo acusan a Faissol de haberse aprovechado del músico, pero la trama trascendía el dinero.
Desde finales de 2017, Joao Gilberto había quedado bajo tutela de su hija Bebel, quien aseguró que su padre ya no podía cuidar de su salud ni de sus finanzas debido a su fragilidad física y mental.
Bebel avaló un allanamiento del apartamento cuyo alquiler Gilberto llevaba meses sin pagar en el barrio de Leblon. El cantante fue obligado a salir del inmueble y se trasladó a un apartamento prestado en Gávea.
El declive había comenzado en 2011, cuando Gilberto se había comprometido a hacer una gira de conciertos por sus 80 años, pero la suspendió alegando problemas de salud.
El cantante había recibido un millón de reales (entonces unos 600.000 dólares) como adelanto y fue obligado a devolverlos.
En medio de un prolongado pleito con su primera discográfica, sin álbumes nuevos desde 1989 y sin presentaciones desde 2008, vendió en 2013 el 60% de los derechos sobre sus cuatro primeros discos al banco Opportunity.
 

Artistas del mundo entero despiden a Joao Gilberto

Colegas de diferentes edades y géneros musicales han expresado su profunda tristeza por la desaparición de Joao Gilberto. Muchos hablan de “la perfección” cuando se refieren a su interpretación.

Fito Páez de Argentina, Daniela Mercury y Gal Costa de Brasil, entre otros, han expresado sus condolencias.

Los detalles de su funeral y honores aún están por conocerse.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.