Saltar al contenido principal
CORTO MALTES

Corto Maltés, un capítulo desconocido en la vida del marino de Gibraltar

Tapa de la edición francesa : "Le Jour de Tarowean"
Tapa de la edición francesa : "Le Jour de Tarowean" © Casterman

Corto Maltés, el célebre marino del mundo del cómic, regresa con "El día de Tarowean", la nueva entrega de Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero. EL álbum aborda un período desconocido del personaje. El guionista madrileño y el dibujante catalán cuentan aventuras justo antes del primer número de la saga "La Balada del mar salado", creada por el italiano Hugo Pratt, fallecido en 1995 y autor de doce entregas. En el álbum inaugural -publicado en 1967- Corto Maltés venía al mundo atado a unos maderos, literalmente crucificado en pleno océano Pacífico.Entrevista con el dibujante Rubén Pellejero y el guionista Juan Díaz Canales.

Anuncios

RFI La aventura y la paternidad continúan, ambos siguen siendo los padres adoptivos de Corto Maltés...

R. Pellejero Sí, es verdad. Con el primer libro teníamos que enfrentarnos al lector que estaba en contra y el que quería seguir leyendo historias de Corto Maltés. En ese aspecto ahora estamos más tranquilos.

RFI Ahora tienen la legitimidad de los lectores.

J. Díaz. Sí, el lector es el que te da la legitimidad. Si los lectores no se sintieran atraídos por la historia o vieran que este Corto Maltés no es Corto Maltés, simplemente no hubiéramos llegado a este tercer álbum. Somos lectores que hemos tenido la suerte de contar las historias con que sueñan la mayor parte de los admiradores de Corto y nos sentimos privilegiados.

Rubén Pellejero dibujando Corto Maltés

RFI Y esta tercera aventura. ¿Cómo nació?

J.Díaz. Fue una idea de Rubén. Siempre aprovechamos las giras de promoción para hablar del siguiente álbum y un día me comentó: ¿Porque no contamos la historia de Corto, antes de "La Balada del mar salado"? Es decir, explicar el hecho de que en un momento Corto aparece en mitad del océano, abandonado, crucificado, sin saber de dónde viene. Ambos compartíamos esa curiosidad y pensamos que la mayor parte de los lectores también, ése fue el punto de partida.

RFI ¿Cómo te vino esta idea?

R. Pellejero. Desde que conozco "La Balada del mar salado", está ese punto en suspenso: ¿qué hacía Corto antes? Él lo comenta un poco a Rasputín pero muy por encima. Es una historia que quedó en la imaginación de Pratt y que no conoceremos nunca. ¿Por qué no jugar con esa idea? La historia que lo llevó a aparecer crucificado en un madero en mitad del océano. Así surgió, improvisando y hablando con Juan.

RFI ¿Y a Juan qué le pareció la idea?

De entrada le gustó porque había una ruptura, era volver hacia algo que se desconocía, un tiempo pasado de Corto. Al principio tenía más la idea de que fuese una sorpresa para que el lector, al final de la historia, se dijera; "Diantres, éste es el inicio de 'La balada del mar salado'. Finalmente la portada me surgió de un día al otro, una mañana cogí el lápiz y presenté el dibujo a los editores.

RFI En el trabajo de guionista, ¿qué tan importante es la documentación ?

J.Díaz. Sí, es necesario porque todas las historias de Corto Maltés tienen un marco histórico muy determinado que no se puede dejar de lado. Está la presencia de los imperios coloniales, los problemas de los indígenas, etc. Son problemas reales y conflictos que tuvieron lugar en esos años o que tienen el trasfondo de la Primera Guerra Mundial, las referencias geográficas son complicadas. Por ejemplo, este álbum 'El día de Tarowean' transcurre antes de la primera guerra mundial, es una época en que las fronteras eran diferentes a las de ahora, con los imperios alemán, británico, los holandeses en el Pacífico. Tienes que hacer una inmersión en aquella época, en los mapas. Es necesario para tener la coherencia que los lectores atentos exigen.

RFI Sobre el tema de las fronteras tal vez hay una resonancia con la actualidad...

J. Díaz Desgraciadamente, casi todos los temas que tratamos, aunque haya pasado prácticamente un siglo, siguen de actualidad. Los problemas que tenemos de nacionalidades, de fronteras, vienen de aquel momento. Las grandes crisis, como las guerras mundiales, no solucionaron los problemas de la gente, sino que crearon problemas nuevos. Es el comienzo de un mundo globalizado, con grandes desplazamientos de personas buscándose la vida, como sigue siendo el caso hoy en día. De hecho, Corto es una apátrida, no tiene un domicilio fijo, a veces dice que tiene una casa en Hong Kong; otras, que vive en Sudamérica, pero nunca lo hemos visto vivir en ninguna casa, sino más bien en barcos, desiertos o junglas. Es un poco un representante de ese mundo en movimiento y de esas personas que prefieren digamos la cultura y la convivencia, en lugar de asociarse a una bandera o a una ideología concreta.

RFI Un héroe sin fronteras…

R.Pellejero. Claro, Corto Maltés se rige por aspectos personales de amistad, toma sus decisiones con base en ello, no se rige por ninguna bandera, como dice Juan. Corto se pone en el lugar de los otros, tiene esta empatía con el pueblo o la nación vecina. Corto derrocha esta empatía.

Es capaz de ponerse al lado de quien lo necesita, incluso físicamente. En más de un episodio hemos visto que sin ser parte de un grupo o partido, defiende una causa, incluso pone en peligro su vida, por razones de amistad. Esto es lo que hace a Corto Maltés, un personaje muy interesante y a la vez válido, incluso para nuestros días.

RFI ¿De qué manera trabajan?

J.Díaz. De manera bastante lineal. Somos un equipo artístico pero también somos amigos desde hace mucho tiempo por lo que la comunicación siempre fluye entre los dos de una manera muy natural. La primera etapa la hacemos juntos, decidimos mas o menos que tipo de historia queremos hacer, luego me pongo a escribir el guión. Antes comento con Rubén las secuencias, realizamos una especie de sinopsis bastante elaborada, él me hace sus comentarios. Cuando el guión está listo, él comienza a hacer el reparto ("decoupage"). Me va mostrando la narración ("story board") y yo le hago comentarios, son muchas idas y venidas.

RFI Este álbum ya apareció en Italia, España, Portugal, ahora en Francia. ¿Cómo ha sido acogido por los lectores?

R.Pellejero. Te puedo contar por ejemplo que en Italia estuve en el festival de Lucca y fue muy positivo. Conocí a una persona que había sido amigo de Hugo Pratt, que me comentó que al principio era de los que se negaban terminantemente a seguir leyendo Corto, pero que este álbum le había encantado. Para mí fue una recompensa escuchar que un purista radical de Corto había sucumbido a nuestros encantos.

J.Diaz. El más escéptico se convirtió en el más convencido…

R. Pellejero. Cuando el lector viene a pedirte una dedicatoria o simplemente a comentar, es algo muy fuerte. Pienso que con Corto Maltés, y creo que para Juan también, he vivido el aspecto emotivo más fuerte de toda mi carrera como autor.

En otros casos les puede gustar el libro, pero aquí hay un factor emotivo suplementario, la gente se emociona porque han recuperado un sueño que creían perdido y se sienten otra vez viviendo las aventuras de Corto Maltés y eso supera de lejos que elogien tu dibujo o la historia. Es como haber devuelto un sueño a los lectores

RFI ¿Y la acogida de la gente más joven, incluso aquella que no lo conocía?

J.Rubén. Añadiendo lo que que ya te comentaba de Lucca en Italia, he visto mucha gente que ya se apartaba de la generación que podía haber conocido a Corto Maltés. Es un cambio que no había visto en los dos álbumes anteriores. Creo que el tiempo ha dado una nueva generación de lectores. Generalmente, en las sesiones de dedicatorias, si veías a algún joven que te decía: "Es para mi padre". Ahora no, los lectores son ellos, los jóvenes, es una gran diferencia.

RFI Quizá la paternidad siga transmitiéndose…

J.Díaz. Claro, para las presentaciones y las entrevistas, tú eres el escaparate, pero al final la gente se olvida quién lo ha hecho y lo queda son las historias y el personaje. Corto es un clásico, una auténtica obra clásica como las de Shakespeare o Tintin en el comic, Sherlock Holmes o Ulises. Como clásico, él va a continuar y nosotros pasaremos, somos un eslabón más de la cadena. Corto pertenece finalmente a los lectores. Hay que tener esa humildad de decirse que nosotros solo somos un jalón en el camino.

RFI ¿Tenéis ya alguna idea para el próximo álbum?

J. Díaz. Sí, tenemos algunas pistas sobre las que ya hemos discutido. Incluso una idea, pero es un poco prematuro para hablar de ellos, no tanto porque queramos guardar el secreto sino porque las cosas van cambiado en el camino. Hay cosas que quizá no coincidan con las expectativas de los lectores y si hablamos, corremos el riesgo de despistar en lugar de  informar.

R. Pellejero. Podemos decir que siempre intentamos un cambio. Que cada libro sea un cambio, como el mismo Pratt lo hacía, y en ese aspecto siempre procuramos ofrecer al lector un cambio. ¿Cuál será? Es muy pronto para decirlo.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.