Saltar al contenido principal
LITERATURA

“Para Sepúlveda, era vital contar historias”

Anne-Marie Métailié ha publicado todas las novelas de Luis Sepúlveda en francés.
Anne-Marie Métailié ha publicado todas las novelas de Luis Sepúlveda en francés. © DR

Anne-Marie Métailié dirige la editorial francesa Métailié, casa en cuyo repertorio se encuentran las obras de una gran cantidad de autores latinoamericanos, entre ellos, el recién fallecido Luis Sepúlveda. Tras la muerte de su amigo, nos contó sobre su amistad con el escritor chileno a quien le debe, asegura, lo que es hoy su editorial.

Anuncios

La última vez que Luis Sepúlveda estuvo en París fue en septiembre de 2019. Vino a la Ciudad Luz para presentar su último libro “Historia de una ballena blanca”, publicado en francés por Métailié.

Tras la muerte de Sepúlveda, víctima del coronavirus, la fundadora de esta casa editorial Anne-Marie Métailié compartió con RFI algunas anécdotas vividas con “Lucho”, como le llamaban sus amigos.

RFI: Usted fue la editora histórica de Sepúlveda en Francia. Cómo fue su relación con este autor?

AM Métailié: Luis fue una persona muy especial para la casa Métailié. Nuestra relación comenzó con su primera novela, “Un viejo que leía novelas de amor”, que nosotros fuimos los primeros en publicar. Desde entonces la vida de cada uno cambió. De nuestro lado, publicar ese libro permitió salvar nuestra casa editorial. Éramos una estructura muy pequeña y yo estaba ahorcada con muchas deudas. Esta novela fue todo un fenómeno, sobre todo entre los libreros franceses, que comenzaron a hacer críticas muy positivas, y de boca en boca, el libro se hizo muy popular. Apareció un primer artículo en la prensa, y las ventas se multiplicaron. Entonces la vida de la editorial dio un vuelco.

RFI: ¿Y para Sepúlveda?

AM Métailié: Para Lucho fue la consagración. El éxito fue inmenso. Poco a poco el libro se fue conociendo en varios países de Europa. Hicimos una gran amistad y viajamos mucho promocionando el libro. No teníamos dinero así que viajar y participar en los encuentros literarios fue una aventura loca y divertida. Luis y yo teníamos la misma concepción de la amistad, y él lo hizo todo muy divertido.

RFI: Usted publicó todas las novelas de Luis Sepúlveda, hasta su último relato, aparecido en septiembre pasado, “Historia de una ballena blanca”. ¿Cómo definiría su trayectoria como escritor?

AM Métailié: Lucho fue un contador de historias absolutamente extraordinario. Y lo hacía con un lenguaje muy sencillo. No utilizaba parábolas, ni malabares estilísticos. Era una prosa cuidada y precisa. Sus obras son de una gran riqueza pero dentro de esa economía de palabras. Solía afirmar que se pueden contar historias con palabras de dos dólares. Pero si se puede hacer lo mismo con palabras de dos centavos, es aún mejor. Esto es característico de su obra. Además vivía con mil historias en la cabeza. Para él era vital contar historias.

RFI: ¿En qué medida su vivencia de la dictadura y del exilio influyeron en su narrativa?

AM Métailié: La lucha contra las dictaduras del Cono Sur fue fundamental en su vida. No tenía 20 años cuando fue apresado por la policía de Pinochet. Luego se fue de su país y recorrió América Latina, hizo teatro, participó en las luchas de América Central. Todo esto marcó profundamente su manera de ver el mundo. Otro rasgo importantísimo fue su compromiso con la ecología, fue militante de Greenpeace y militó en contra de la caza de ballenas. En su obra trascienden estos compromisos esenciales.

RFI: ¿Cómo recibió el público francés su narrativa, profundamente anclada en la realidad latinoamericana?

AM Métailié: La sensualidad y el exotismo de los mundos que Luis describió fueron acogidos por el público francés con una alegría inmensa. Pero es que Lucho tenía una manera muy especial de emocionar a los lectores, de tocar sus corazones. Cuando terminas de leer un libro de Sepúlveda, te sientes lleno de humanidad. Te abre perspectivas de pensamiento y de libertad. En Francia, su obra fue muy exitosa, pero no se compara con el éxito que tuvo en Italia. Allá, si te paseabas por la calle con Luis Sepúlveda la gente te paraba para saludarlo. Una vez, entré con él a una tienda a comprar una camisa para mi marido. Y el vendedor me hizo una rebaja, porque estaba con Luis. Y otro comprador que estaba en la tienda le decía a su hijo: Mira, mira, ¡es el padre de la gaviota..! Era increíble. Los italianos se enamoraron perdidamente de ese chileno, que hablaba italiano muy bien, por cierto.

RFI: Para Usted, ¿qué significa su fallecimiento?

AM Métailié: Para la literatura, es una gran pérdida. Para mí, es un dolor muy grande. La vitalidad de Lucho era muy importante para mí. Su amistad me ayudó a sobrellevar muchas dificultades. Fue alguien solidario y generoso con sus amigos. Una vez, escribió una historia sobre una vivencia que tuve. Pero estaba tan maravillosamente bien contada, que yo ni me di  cuenta que se trataba de mí. Y de hecho, no me recordaba haberla vivido de esa manera. Eso me hizo entender lo que es la literatura. No se trata de la historia en sí, sino de cómo la cuentas. Lucho tenía ese increíble talento.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.