Saltar al contenido principal
ARGENTINA/DEPORTES

¿Maradona ya es historia?

Diego Armando Mardona santiguándose durante los cuartos de final de la Copa del Mundo, Ciudad del Cabo, 3 de julio de 2010
Diego Armando Mardona santiguándose durante los cuartos de final de la Copa del Mundo, Ciudad del Cabo, 3 de julio de 2010 © Reuters/Oleg Popov

El alejamiento del "Pibe de oro" como entrenador de la selección argentina parece ser un hecho. El lunes se reunió con el presidente de la federación local y al parecer no lograron sellar la continuidad. Si bien se espera un comunicado oficial, su suerte ya está echada. En el desfile de nombres para sucederlo se abrieron las posibilidades para Bianchi.

Anuncios

Todavía falta el último acto, formal, acartonado, en el que el vocero de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), con su estilo solemne, confirme lo que todo el ambiente futbolístico sabe y que algunos medios argentinos ya dan como cierto: a Maradona lo despidieron. O dicho de otra manera, en lugar de ser una desvinculación por mutuo acuerdo es una ruptura por mutuo desacuerdo.

Según el diario deportivo Olé –que se adjudica la primicia de la confirmación- Julio Grondona (el eterno presidente de la AFA) le ofreció continuar con su cargo de entrenador, pero ordenó que para eso debería aceptar desprenderse de siete de sus colaboradores. “Julio, elija a otro técnico, yo estoy conforme con todos”, le respondió el ex crack. Ahí ya se sintió afuera. Tanto que según una fuente citada por este periódico le comunicó la noticia a sus dos colaboradores más importantes, Alejandro Mancuso y Héctor Enrique. “Nos quedamos sin trabajo”.

Según Olé, Maradona ni siquiera se comprometió a pensar la propuesta luego de que Grondona soslayó el trabajo del utilero, el preparador físico, el masajista y el médico, además de presionar para desarmarle el mini plantel de sus ayudantes de campo.

Es que todo lo que sucedió los días previos pareciera haber sido armado –a propósito- un escenario que sólo podía conducir a la separación, algo que los dos sabían desde hace bastante. Pero la pelota estaba del lado del Diez, quien ya conocía cuál sería el flanco de ataque de Grondona.

Hace unos días, Maradona declaró, furioso: “Si me tocan al utilero me voy”. Evidentemente, ya sabía cuáles eran las intenciones de su jefe y cuál era su futuro. En lugar de quedarse en Buenos Aires y pesar los pros y contras de modificar a su equipo de colaboradores, se fue a Venezuela a acompañar a Hugo Chávez en una serie de actos.

Apenas horas después trascendió la versión de que precisamente el utilero -entre otros- estaba con un pie afuera de la selección. ¿Maradona ya sabía que lo echaban y prefirió victimizarse y aparecer como un “hombre de códigos”, como esos capitanes que no dejarían a sus marineros a bordo de un barco que se hunde? Días antes, también, acaso absurdamente, volvió a pedir como colaborador a su ex compañero en la selección y amigo Oscar Ruggeri, sabiendo que eso ya fue imposible –y que armó una sorda pelea entre Diego y Don Julio- desde mucho antes del Mundial.

La sucesión

La dura derrota ante Alemania por los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica dolió, pero Maradona es un personaje demasiado emblemático para jubilarlo por un resultado. Algunos momentos de ilusión desplegados durante la primera fase y una buena respuesta de los aficionados cuando el equipo volvió bien le valían la renovación de la confianza y un contrato ad hoc, o al menos continuar hasta la Copa América de 2011 que precisamente se jugará en Argentina.

En lenguaje casi notarial, la AFA difundió un comunicado en la mañana del martes. Entre lo destacable figura el punto que parece definirlo todo: “En la reunión ordinaria que celebrará el Comité Ejecutivo, el Presidente le informará a todos sus componentes respecto de los términos y circunstancias de la mencionada reunión (de ayer con Maradona)”.

Por supuesto que en los pasillos de los clubes y de las federaciones locales ya se daba por cierto el alejamiento de Diego. Los propios miembros del Comité Ejecutivo lo saben también y no necesitarán oírlo de boca de Grondona en la reunión: el ciclo de Diego está cumplido y hay que elegir al sucesor.

¿Candidatos? Un puñado. Pero la gente clama por Carlos Bianchi, el múltiple campeón con Boca Juniors. Hace unos días, contrariando su costumbre de negar cualquier acercamiento al seleccionado mientras Grondona esté al frente de la AFA, expresó: “El futuro no lo conozco”. La estadística deja un mal récord para el mejor jugador argentino de todos los tiempos: fue el entrenador que menos tiempo duró en su cargo como seleccionador nacional.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.