Saltar al contenido principal
El Deportivo de RFI

Wawrinka se corona en Roland Garros

Audio 01:06
Gran sorpresa en Roland-Garros donde el numero 1 mundial l, Novak Djokovic, fue derrotado en 4 sets por Stan Wawrinka que gana de esta manera su primera Copa de los Mosqueteros.
Gran sorpresa en Roland-Garros donde el numero 1 mundial l, Novak Djokovic, fue derrotado en 4 sets por Stan Wawrinka que gana de esta manera su primera Copa de los Mosqueteros. RFI/ Pierre René-Worms

Contra todos los pronósticos, el suizo Stan Wawrinka se llevó la edición 2015 de Roland Garros, tras vencer con maestría en la final al número uno mundial, Novak Djokovic, en cuatro sets. Con esta victoria, Wawrinka gana su primer Roland Garros y el segundo Grand Slam de su carrera, después de vencer en el Abierto de Australia en 2014. 

Anuncios

Con más emoción de la prevista, Roland Garros vivió una de las finales masculinas más intensas que se recuerdan. Arrancó el encuentro con un 6-4 favorable a Djokovic, que como un “déjà vu” buscaba impresionar de entrada al contrario. Dominar mentalmente era importante para “Nole”, aunque en un primer parcial Stan dejó pinceladas que inquietaron, de cierto modo, al patrón del tenis mundial.

Cuando Djokovic marcaba el paseo hacia el trofeo -que se le desiste por tercera ocasión-, apareció un Wawrinka que sacó de la chistera un repertorio de tenis exquisito, apoyado por su resto y una consecución de golpes ganadores que le serían clave para forjar la victoria.

Hasta 60 golpes ganadores (el doble que Djokovic) acabaría anotando el suizo en su cómputo global. A partir del segundo set, el tenista helvético transformaba sus golpes en misiles ajustados a la línea. Demasiado para el número uno mundial, que veía cómo su rival se convertía en un arsenal a base de bombardeos imposibles de frenar.

Con esta tónica, el segundo y tercer parcial se decantaron a favor de Wawrinka, que tras dar la vuelta al marcador hizo temblar y dudar a un Djokovic que siempre se muestra previsible y concentrado en situaciones límites.

La cuarta manga, que se anunciaba como el salvavidas para Djokovic después de adelantarse con un 2-0, no sería la de la resurrección sino la de su calvario definitivo.

Wawrinka no estaba dispuesto a dejar escapar ninguna oportunidad, y pronto volvió a romper el servicio del serbio. El suizo solo tuvo que poner la directa y seguir con su festival de “winners” para hundir la moral de Djokovic y anotarse de ese modo su primer Grand Slam en tierra batida (4-6, 6-4, 6-3 y 6-4).

Al final y pese a las quinielas, Djokovic, que no había perdido ningún encuentro en polvo de ladrillo esta temporada, dejó escapar su tercera final en París, con el consiguiente castigo de no poder completar el Grand Slam en el mismo año, mientras que Wawrinka, aparte de llevarse la preciada copa de los Mosqueteros, subirá, con esta enorme victoria, hasta la cuarta posición mundial.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.