Saltar al contenido principal

Maximiliano Richeze: El héroe con capa argentina del 'Tour'

Genaro observa a Maximiliano con la admiración que merece todo un campeón nacional.
Genaro observa a Maximiliano con la admiración que merece todo un campeón nacional. Foto: Carlos Pizarro/RFI.

Encuentro emotivo con el campeón ciclista argentino y uno de sus máximos seguidores en el Tour de Francia. El bonaerense Maximiliano Richeze habla con RFI de la dureza de esta competición y el orgullo que significa para él ser alentado con la camiseta albiceleste.

Anuncios

Por Carlos Pizarro, enviado especial al Tour de France

Son las 11 de la mañana en Sain Etienne. Para los habitantes de esta ciudad industrial del departamento de la Loire no es un día cualquiera. La fiesta nacional del 14 de julio queda eclipsada por una caravana de autobuses que amanecieron aparcados en fila india a lo largo de una de las avenidas centrales que comunican con el ayuntamiento. No son unos vehículos cualquiera. Son los buses más solicitados durante este mes en Francia, los que embarcan y desembarcan todos los días a los diferentes participantes de la Grande Boucle.

La chavalería y los más ancianos del lugar han madrugado para agolparse junto a las vallas que limitan la acera de los utilitarios. Del interior de ellos, comienzan a salir a cuanta gotas cada uno de los ciclistas que en pocos minutos van a ser fotografiados por miles de celulares mientras tratan de esquivar a los operarios, prensa y organización camino de la línea de salida.

Entre la muchedumbre se distingue un pibe de no más de 10 años que ha arrastrado a su papá hacia el parking del bus de la escuadra Deceunnick – QuickStep. Su objetivo no es otro que hablar y dar ánimos al único ciclista argentino que integra este año el Tour de Francia, Maximiliano Richeze.

Genaro, que así se llama el jovencito, observa a Maximiliano con la admiración que merece todo un campeón nacional. Hoy va vestido con el mismo maillot que porta su ídolo. El nene conoce todos sus logros, los equipos donde ha militado, sus inicios y las pruebas donde ha participado.

“Maximiliano es buena gente, muy simpático. Lo conocí en el Tour de Suiza en 2016. Un amigo común que vive en Argentina me comentó que existía un ciclista argentino al que podría saludar. Me dijo que corría para el QuickStep, antes llamado Etixx. Una vez lo saludé, nos hicimos amigos. Además en esa edición del Tour de Suiza ganó una etapa tras escaparse en los últimos dos kilómetros. Terminó muy bien”, cuenta.

"Llevar el maillot de campeón de Argentina es algo que anhelaba desde hace tiempo. Es muy especial”, asegura Maximiliano Richeze.
"Llevar el maillot de campeón de Argentina es algo que anhelaba desde hace tiempo. Es muy especial”, asegura Maximiliano Richeze. Foto: Carlos Pizarro/RFI.

Genaro no es la primea vez que visita a Maximiliano en el Tour de Francia. Ante su ciclista preferido no se corta en proclamar la admiración que siente por este. “Me conozco la mayoría de los éxitos de Maximiliano. El año pasado estuve charlando con él una hora… incluso nos entrevistaron a los dos juntos”, dice emocionado.

El ciclista sudamericano, que no ha perdido el hilo de la conversación que mantenemos con su mayor admirador, no puede más que sonrojarse cuando le devolvemos el micro para preguntarle por este tipo de apoyo tan especial.

“Siempre que puede viene a visitarme en mis diferentes carreras. Para mí es algo muy lindo verlo cada vez que viene a charlar o saludarme. Es un honor. A Genaro lo he visto crecer desde pequeñito, año tras año, y es estupendo reencontrarme con él, asegura.

Los amantes del ciclismo siempre han destacado por la fidelidad y cariño que muestran a sus ídolos. Las largas horas de espera en las cunetas de cada etapa no cuentan para otorgar un apoyo incondicional hacia los que practican una disciplina tan dura y castigada. Ninguno de los 176 participantes se queda sin un aplauso, sin un grito de aliento. En el Tour de Francia hay cabida para todos. Durante la primera parte de la carrera los nombres de Quintana, De Gendt, Pinot, Bernal y el compañero de Maximiliano, Julien Alaphilippe, se han sumergido en los focos de los medios y han firmado más autógrafos de la cuenta. Pero en el “Tour” no hay excepciones. Cada ciclista cuenta con una historia que lo hace grande en la medida que se le quiera otorgar. Maximiliano Richeze es un referente del ciclismo argentino. El vigente campeón de su país hace tiempo que abrió y dio visibilidad a una práctica deportiva que estuvo eclipsada por el fútbol, como la mayor parte de las disciplinas que sufren el éxito total de figuras nacionales como Messi o Maradona.

“El Tour es la carrera más importante del mundo. Para mí es un honor estar seleccionado en un equipo tan fuerte. Siempre trato de hacer un buen papel para intentar abrir las puertas a más corredores argentinos, que desgraciadamente no son muchos. Espero que con mi trabajo se pueda facilitar esa presencia”, sostiene.

"Llevar el maillot de campeón de Argentina es algo que anhelaba desde hace tiempo"

Cuando se le pregunta por los apoyos y la dimensión con la que cuenta el ciclismo en su país, Maximiliano se mantiene claro y contundente en la respuesta.

“En Argentina es ciclismo es muy amateur todavía. Yo diría que en toda Sudamérica, a pesar de los éxitos colombianos y ecuatorianos. Habría que cambiar la manera de organizar las carreras y tratar de exportar corredores a Europa para seguir perfeccionándose y equilibrándose con la elite mundial”

A parte de ser un referente en el ciclismo de su país, Maximiliano Richeze es uno de los trabajadores más seguros y tenaces en el pelotón. De los que se relegan a la categoría de gregario para ofrecer todo su esfuerzo a un jefe de fila. De los que a la sombra dan la vida por el interés de su equipo. Tras una primera parte en la que ayudó severamente a que Alaphilippe consiguiese el maillot amarillo, ahora tendrá que afrontar la alta montaña con el interés de proteger los intereses de Enric Más. El argentino no se arrugará en lo que queda de competición y una vez que cumpla con su trabajo deseará realizar otro de sus grandes objetivos. Algo que para muchos aficionados alejados del ciclismo puede pasar desapercibido y que representa un éxito para cualquier ciclista que alguna vez haya podido participado en el Tour de Francia: llegar a los Campos Elíseos.

"Llegar a París es un gran objetivo. El Tour es muy duro. Para nosotros es muy difícil la última semana teniendo en cuenta la referencia de tiempos tan cortos que se otorgan con el primer ciclista que entra en meta. Si tienes un mal día te puedes ir a casa. Para mí este año es muy importante porque estoy luciendo los colores de mi país. Llevar el maillot de campeón de Argentina es algo que anhelaba desde hace tiempo. Es muy especial”, enfatiza.

Quedan 10 minutos para tomar la salida. No hay tiempo para seguir hablando con Maximiliano. El ciclista se disculpa y se despide de nosotros. Un último autógrafo para un espectador persistente y el dorsal número 27 se pierde entre la multitud del pelotón antes de arrancar en una etapa que se hará larga, dura y en la que habrá que seguir demostrando su talla de campeón para justificar su presencia en la mejor carrera del mundo. Queda un día menos para que Maximiliano Richeze pueda lucir con orgullo su maillot albiceleste por la avenida más famosa del mundo. Mientras tanto, Genaro, su mayor fan, ya está deseando poder abrazarse a su ídolo en la capital francesa.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.