Saltar al contenido principal
Vida en el Planeta

Políticas para combatir la droga, ¿radicales o pragmáticas?

Audio 04:27
Flickr/ Creative Commons

Los líderes del mundo están reunidos en Nueva York en el marco de la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Drogas (UNGASS). Este encuentro tiene como objetivo aprobar un documento consensual y que comprometa a los gobiernos a redefinir las estrategias de lucha contra la droga. Un problema planetario.

Anuncios

Según datos de la ONU, 250 millones de personas consumen drogas en el mundo, ocasionando serias consecuencias para la salud y la vida de los individuos y que impactan también negativamente en la paz y la economía de sus comunidades. Se trata de un problema global que persiste y que obliga a todos los gobiernos, ONG y sociedad civil, a tomar cartas en el asunto, cooperando y alcanzando los necesarios acuerdos para buscar estrategias más efectivas.

Después de décadas de la llamada “guerra contra las drogas”, una serie de políticas centradas en la reducción de la oferta, persiguiendo el narcotráfico y penalizando el consumo de drogas, la propia ONU, los gobiernos y las ONG esperan que se pueda pactar una declaración que apueste de forma decidida por priorizar la reducción de la demanda, desplegando a escala internacional programas eficaces de prevención, tratamiento y reinserción social.

La droga en Europa

El mercado de las drogas, en el que los ciudadanos de la UE gastan más de 24.000 millones de euros anuales, es "una de las principales amenazas" para la seguridad en Europa, según el informe 2016 del Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías (OEDT) y de Europol, publicado a principio del mes de abril.

"Los mercados de las drogas siguen siendo uno de los dominios más rentables para los grupos criminales organizados (GCO) y, según nuestras estimaciones, los ciudadanos de la UE gastan cada año más de 24.000 millones de euros (entre 21.000 y 31.000 millones) en drogas ilícitas", indica el documento.

El informe, un análisis estratégico para facilitar las políticas de los países de la UE, fue presentado en Bruselas por el comisario europeo de Asuntos Interiores, Dimitris Avramopoulos, el director del OEDT, Alexis Goosdeel, y el director de Europol, Rob Wainwright.

"El negocio de las drogas ilícitas es muy importante, realmente muy importante. El mercado de la droga es como potes de miel para las organizaciones criminales", dijo el comisario europeo para Asuntos de Interior, Dimistris Avramopoulos, al presentar el informe en conferencia de prensa en la capital belga.

"Las drogas dañan nuestras comunidades, nuestra salud, conducen a crímenes violentos, corrompen funcionarios, destruyen la economía", añadió.

En el prólogo del informe, Alexis Goosdeel y Rob Wainwright sostienen que "no cabe duda de que los mercados de las drogas ilícitas siguen siendo una de las principales amenazas para la seguridad de la Unión Europea".

Droga y terrorismo

Los autores del informe afirman que "el impacto negativo de los mercados de las drogas en la sociedad va más allá de los daños causados por el consumo de drogas" y que éstos se articulan "con otras formas de criminalidad y con el terrorismo".

El informe recalca que muchas "personas implicadas en actividades terroristas, a menudo jóvenes recientemente radicalizados, tienen un pasado de pequeños delincuentes, en particular a través del consumo y la venta de drogas, y explotan de diversas maneras sus conexiones con el medio criminal para las actividades terroristas".

"Hay un cierto vínculo indirecto" entre el terrorismo y el tráfico de drogas, señaló Wainwright. "Tenemos presuntos terroristas responsables de las atrocidades de París, y también creemos que de Bruselas también, que tienen antecedentes de pequeños criminales", añadió.

La influencia de los mercados de la droga se ejerce además en la economía (blanqueo), el medio ambiente (desechos de productos químicos utilizados para producir drogas) y "en las instituciones gubernamentales, cuyos presupuestos gravan y a cuyos funcionarios exponen al riesgo de corrupción".

Empleados corruptos

El informe da cuenta asimismo de las crecientes interconexiones entre grupos criminales así como del impacto del tráfico de drogas en internet, que provee "puntos de venta abiertos y otros ocultos".

El informe "echa luz a la conexión entre los carteles del crimen organizado y otras actividades criminales como el tráfico de seres humanos, tráfico de armas y otros negocios ilícitos", subrayó Avramopoulos.

Según Wainwright más del 20% de las organizaciones criminales envueltas en el tráfico de drogas también operan en el tráfico de personas.

En 2013, el mercado del cannabis representaba aproximadamente 38% del total de los mercados de las drogas, por delante de la heroína (28%), de la cocaína (24%), de las anfetaminas (8%) y del éxtasis (3%).

El cannabis es, de lejos, la droga más consumida en la UE y aproximadamente 1% de los adultos europeos la consumen "diariamente o casi diariamente". Unos 22 millones de europeos consumieron esta droga en el curso del año transcurrido.

Los precios evolucionaron poco (de 7 a 12 euros por gramo, se trate de hierba o de resina), pero el contenido medio de tetrahidrocannabinol (THC) se multiplicó casi por dos en diez años, probablemente a raíz del desarrollo de "técnicas de producción intensivas y sofisticadas" en Europa, imitada por los productores marroquíes.

"En términos de evolución de mercado, España, que es tradicionalmente el principal punto de entrada de la resina producida en Marruecos, dio cuenta recientemente de un número creciente de decomisos de hierba, lo que sugiere un crecimiento de la producción interior local", señala el informe.

Respecto a la heroína, de cuyo mercado son actores claves grupos criminales turcos, albaneses y paquistaníes, después de varios años de baja de los decomisos, el informe señala que se registra desde 2013 un "inquietante avance de la oferta", acompañada de una disminución del precio al detalle y de una mayor pureza (1,3 millones de usuarios estimados).

La importación de cocaína en Europa (3,6 millones de usuarios estimada) sigue estando controlada por grupos criminales colombianos e italianos, con el desarrollo de grupos nigerianos y de los Balcanes.

Asistimos además a un "reclutamiento sistemático de empleados corruptos en los principales puertos y aeropuertos de la UE y de los países de procedencia", afirman los autores del informe, que consideran una "amenaza mayor" el aumento del contrabando de cocaína en los contenedores marítimos.

Las ONG se movilizan

La Asociación Proyecto Hombre, ONG con carácter Consultivo Especial ante Naciones Unidas desde 2007, asiste a la UNGASS tras haber colaborado y realizado propuestas a los gobiernos en los tres años previos de preparación de esta asamblea a través de las reuniones de la Comisión de Estupefacientes, con sede en Viena.

Principales propuestas y reivindicaciones

-Tratamiento accesible y asequible para todas las poblaciones:

En el mundo, 4 de cada 5 personas con problemas de drogas no recibe tratamiento.

Hace falta insistir a los países para que aseguren tratamientos accesibles y asequibles para todos los afectados, y adaptados a los grupos más vulnerables como son las mujeres con niños, menores en la calle, personas sin hogar, encarcelados, minorías étnicas, migrantes y personas con VIH, Hepatitis-C u otras enfermedades.

Los tratamientos deben incluir la atención de los problemas con el alcohol (la sustancia más consumida aunque sea mayoritariamente legal) y, para obtener mejores resultados, deberían involucrar a la familia, las escuelas, los medios de comunicación y otros agentes claves de la comunidad.

-Descriminalización de la persona adicta y garantizar los derechos humanos:

Las adicciones son una enfermedad compleja y causada por múltiples factores, pero que puede remitir con un tratamiento adecuado. Todavía hoy, se estigmatiza una persona por padecer una adicción.  Proyecto Hombre aboga por un abordaje integral de la problemática, basado en la salud pública.

Una vez más, se debe reiterar la necesidad de eliminar la pena de muerte para los delitos relacionados con el tráfico de drogas (presente todavía en 30 países); promoviendo la proporcionalidad en las medidas punitivas, y al mismo tiempo extendiendo los programas terapéuticos sustitutivos al encarcelamiento, que han demostrado ser mucho más eficaces para la reinserción social. Cualquier persona tiene derecho a tratarse de su adicción en espacios seguros y que preserven su dignidad.

-Alerta ante la proliferación del consumo de cannabis:

Es necesario anteponer el riesgo para la salud, con especial atención a los adolescentes y jóvenes, antes de tomar iniciativas orientadas a la regulación, comercialización o legalización de sustancias psicoactivas como el cannabis.

Estos cambios legislativos deben sustentarse sobre una sociedad que conoce y es sensible a los graves riesgos que conlleva consumir cannabis o sus derivados sintéticos.

Hay que implementar, con carácter universal, planes de prevención de drogas que consigan que los jóvenes desarrollen comportamientos más saludables.

-Mayor dotación de fondos para programas eficaces:

Los Estados tienen que respaldar en mayor medida programas de prevención y tratamiento, sobre todo en aquellos países con más problemas de drogas y en vías de desarrollo, y financien actuaciones basadas en la evidencia y que han demostrado buenos resultados a largo plazo.

Entrevistado: Oriol Esculís, delegado internacionl de Proyecto Hombre ante UNGASS.

Fuente: Proyecto Hombre y AFP.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.