Saltar al contenido principal
GRECIA/UNIÓN EUROPEA

Grecia cede para llegar a un acuerdo sobre su deuda

El primer ministro griego, Alexis Tsipras.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras. REUTERS/Alkis Konstantinidis

El Gobierno heleno envió una nueva propuesta a los acreedores de la zona euro para buscar un rescate y evitar la bancarrota. El paquete de medidas de Atenas es muy similar al que sus ciudadanos rechazaron mediante referéndum. La llamada troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) y el Eurogrupo deberán pronunciarse próximamente.

Anuncios

Nuevas medidas y, aún así, una sensación de ‘déjà vu’, de repetición. La propuesta de Atenas a los acreedores europeos es un casi calco de aquella que provocara el llamado a las urnas, y el posterior “no” de los griegos. En rigor, el Gobierno de Alexis Tsipras se compromete a subir el IVA (23% para los restaurantes, 13% para los hoteles), eliminar la tributación reducida de las islas y privatizar los puertos del Pireo y Salónica, entre otras concesiones. A cambio, pide una financiación de 53,5 mil millones de euros para pagar su deuda, en el horizonte de tres años, y una reestructuración de la misma.

El documento de 13 páginas, titulado “Acciones prioritarias y compromisos”, contempla la reducción del presupuesto de defensa en 300 millones de euros, la elevación de la edad de jubilación a 67 años y el congelamiento de las pensiones hasta 2021, aun si propone una supresión gradual (2019) del complemento de las pensiones más modestas (EKAS). El parlamento griego deberá votar un cierto número de estas medidas este viernes. Ahora bien, ya dentro de la coalición de gobierno hay reticencias, particularmente de parte de ‘Griegos independientes’, que no firmó la lista de propuestas y amenazó con retirar su apoyo al Gobierno en caso de que efectivamente se supriman las exoneraciones de impuestos a las listas.

El ministro de energía, Panagiotis Lafazanis, del ala más radical de Syriza, tampoco firmó el paquete de medidas.

Por lo pronto, el presidente del Eurogrupo de ministros de finanzas de la zona euro, el holandés Jeroen Dijsselbloem, confirmó haber recibido las propuestas, aunque no se pronunciará hasta que haya una evaluación por parte de los acreedores. Eso sí, afirmó que una “decisión mayor” podría ser tomada por los titulares de finanzas durante una reunión de urgencia este sábado.

En Francia, la propuesta griega ha sido bien recibida. El presidente galo, François Hollande, juzgó que las últimas medidas eran “serias” y “creíbles”, si bien aclaró que “nada está acordado todavía”.
“Los griegos vienen de mostrar una voluntad de seguir en la zona euro”, afirmó el mandatario. “Van a someterlo al Parlamento, lo que habla de fuerza, de compromiso y lo digo también, de coraje. Hay que hacer todo para llegar a un acuerdo, uno bueno, uno respetuoso de las reglas europeas y también de los griegos. Las horas que siguen serán importantes”, añadió.

El ministro de economía francés, Emmanuel Macron, dijo ser “razonablemente optimista”.

“Creo que avances significativos han sido hechos en estos últimos días”, estimó Macron, de paso por Madrid en un foro económico. “El nivel de las reformas está encaminado a responder a los pedidos, y en ese sentido, es obvio que los elementos para una reestructuración de la deuda se formularán”, concluyó.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.