Saltar al contenido principal
Economía y finanzas

América Latina y el desafío del petroleo barato

Audio 14:08
REUTERS/Lucy Nicholson/Files

La tendencia viene desde hace ya varios meses, al menos desde diciembre del año pasado: el barril de crudo se vende cada vez más barato.  

Anuncios

Lejos quedan los tiempos en los que el petróleo se cotizaba a precios muy superiores a los 100 dólares. En lo que va de esta semana, pese a leves repuntes, el barril en Estados Unidos se compraba a menos de 45 dólares, mientras que el crudo de referencia en Europa, el Brent, apenas alcanzaba los 50 dólares. Dos razones fundamentales explican esta caída del petróleo, la primera de ellas es la sobreproducción de Arabia Saudí.

La segunda razón que explica la caída del precio del petróleo es el aumento de la producción en Estados Unidos. A partir de la técnica del fracking, el país norteamericano logró aumentar su producción petrolera y se convirtió en el mayor productor combinado de gas y petróleo en el mundo. El crudo, en particular, pasó del 1 al 2% del PIB de la economía de la primera potencia mundial, casi duplicando su producción de barriles diarios.

Desde luego, la caída del precio del petróleo ha afectado particularmente a América Latina y al Caribe, que según la última previsión apenas crecerá un 0,5% este año, cuando se calculaba un 2,2%. Países como Venezuela, México, Brasil, Ecuador y Colombia son los más afectados, pues buena parte de su renta depende del petróleo. En algunos casos, la falta de una industria productiva acentúa el golpe, como sucede en Venezuela, país para el que el petróleo representa el 90% de sus exportaciones y la mitad de sus ingresos fiscales.

Brasil no tiene gran dependencia de la exportación, visto que su petróleo es más para consumo interno. Pero la caída en los precios del crudo ha puesto en riesgo los planes para explotar la reserva petrolera en el presal, los yacimientos de petróleo en aguas profundas, cubiertos por una capa de sal en el Atlántico. En el caso de México, aun si su sector manufacturero se beneficia de la situación, la baja cotización del petróleo podría desanimar a muchas compañías a invertir.

Y aunque la otra cara de la moneda puede verse en países como Chile, un gran importador de crudo que se beneficia con la coyuntura actual, lo mismo que Bolivia y los países de Centroamérica y el Caribe, lo cierto es que para los otros, para aquellos que dependen más, habrá que buscar alternativas a corto y a largo plazo.

Entrevistado: Jorge Piñón, experto en política energética de la Universidad de Texas.
 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.