Saltar al contenido principal

'Todo se hace con un clic', explica a RFI experta en paraísos fiscales

Todos los continentes están citados en los Panama Papers.
Todos los continentes están citados en los Panama Papers. REUTERS/Kacper Pempel/Illustration

Mathilde Dupré, experta en paraísos fiscales y economista del Instituto Veblen, explica a RFI la ingeniería financiera utilizada por clientes y bancos, para escapar del control fiscal.

Anuncios

¿Qué tipo de estructuras revelan los “Panamá Papers”?

Lo que sale a la luz es un sistema industrial en el cual oficinas de abogados como Mossack Fonseca ofrecen servicios a 14.000 instituciones financieras y bancos, para crear sociedades fantasmas y gestionarlas a nombre de clientes privados o empresas que quieren disimular actividades en paraísos fiscales.

Mathilde Dupré.
Mathilde Dupré. Fuente: Twitter.

 
Se habla de empresas offshore, ¿qué es?

En general, las empresas offshore son sociedades fantasmas. Un cliente utiliza los servicios de los paraísos fiscales para crear una empresa sin actividad económica real, y que sirva nada más para ocultar el nombre del dueño real, para realizar transacciones financieras sin aparecer nunca, y ocultar actividades de la justicia, de servicios fiscales  o de autoridades de regulación de los demás países.

No se puede decir que todas las actividades vinculadas a estas empresas offshore son ilegales. Pero crear estas empresas es un proceso complicado y cuesta caro porque se necesitan los servicios de un abogado especializado y de intermediarios financieros. Entonces la mayoría del tiempo es para ocultar algo.

¿Ocultar qué?

Antes era fácil crear una cuenta  bancaria en países como Suiza que ofrecían la garantía de nunca revelar la identidad del dueño de la cuenta. Entonces un traficante de droga, alguien que no quiere pagar impuesto o una empresa transnacional que quiere disimular activos, podía abrir una cuenta bancaria sin revelar su identidad.

Ahora con los esfuerzos de la comunidad internacional el secreto bancario ha sido atacado. Se pide a las autoridades fiscales intercambiar información de manera más efectiva. Entonces el uso de sociedades fantasmas permite mantener opacidad. Muchas veces se usan varias empresas fantasmas una encima de la otra, en una cadena de opacidad que hace imposible para las autoridades encontrar el verdadero dueño.

Sin embargo, todas estas empresas fantasmas fueron creadas legalmente…

Es legal crear una empresa fantasma si está declarada ante las autoridades del país de origen del cliente. Pero crear una sociedad fantasma cuesta mucho dinero. Y no tiene caso crear una empresa así si no es para ocultar activos. Se observa una forma de democratización de esta estructura jurídica. Hay clientes cada vez más pequeños que intentan ocultar activos que resultan de una herencia por ejemplo.

¿Quién más abre cuentas offshore?

Los datos de los “Panamá Papers” muestran que el 95% de los franceses que aparecen [en los archivos del bufete de abogado Mossack Fonseca], no son personalidades públicas. No son artistas, no son políticos ni millonarios. Son personas comunes y corrientes que intentan disimular activos. La gente se ha dado cuenta que es muy común entre las élites ocultar activos para escapar de las autoridades fiscales, y que es fácil acceder a esos consejos de disimulación fiscal.

¿Cuál ha sido el papel de los bancos?

El papel de los bancos es clave. Lo que muestra la investigación de los “Panamá Papers” es que los clientes no acuden directamente a la oficina Mossack Fonseca, sino que pasan por intermediarios financieros y bancarios. Son 14.000 organizaciones financieras y bancos que han trabajado con Mossack Fonseca para crear estas sociedades fantasmas. Son los bancos que ofrecen estos paquetes para escapar del fisco.

¿Es Panamá un país particularmente laxista con la evasión fiscal?

Panamá es uno de los países que se ha resistido más a la OCDE y a la comunidad internacional a intercambiar informaciones entre autoridades fiscales. Panamá ofrece muchas oportunidades para crear empresas sin revelar la identidad del dueño. Hay 350.000 sociedades fantasmas registradas en Panamá, es muchísimo en comparación con la población.

Eso muestra que es una de las especialidades de Panamá como plaza financiera offshore para atraer capitales y clientes.

La mayoría del tiempo la gente ni siquiera no va a Panamá, todo se hace con un clic.

La OCDE calificó a Panamá como el último país que se resiste a la transparencia internacional. La respuesta de Panamá es decir que estas empresas offshore están registradas en otros territorios.

Las empresas creadas por Mossack Fonseca (MF) están en Panamá, otras en las Islas Vírgenes británicas, en las Seychelles, o en otros paraísos fiscales. Lo que vemos es que hubo movimiento. La Société Générale por ejemplo, uno de los principales bancos franceses, había creado muchas empresas en varios paraísos fiscales con los servicios de MF. La propiedad de varias empresas fantasmas en las Islas Vírgenes tuvo que ser movida hacia una fundación en Panamá porque las Islas Vírgenes cambiaron su legislación para ser más transparente.     
Panamá utilizó su resistencia a la comunidad internacional como argumento publicitario para atraer a clientes y negocios opacos. Además, los competidores de Panamá, como el estado de Delaware en Estados Unidos, están siendo presionados por la administración estadounidense para cambiar sus leyes.

¿Qué se hace hecho para evitar la evasión fiscal y el blanqueo de dinero y qué falta por hacer?
La gran revolución de estos últimos años es el intercambio automático de datos fiscales. Los países se han comprometido ahora a intercambiar automáticamente datos. Es decir que cada vez que un francés abre una cuenta en Panamá, las autoridades panameñas deberían dar espontáneamente la información. Pero los países no están cumpliendo con eficacia estos convenios, o no sabemos cuándo va a ser efectivo este tipo de acuerdo. Lo que pasa también es que algunos países aceptan firmar este tipo de convenios con países ricos pero no con países más pobres. Suiza por ejemplo va a intercambiar datos con la Unión Europea y Estados unidos, pero no con otros países en África, América latina o Asia.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.