Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

El costo económico de fumar

Audio 4:34
Rafael Neddermeyer/ Fotos Públicas

El tabaquismo es por supuesto un problema sanitario, pero también un problema económico de grandes proporciones. La revista británica Tobacco Control, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud, acaba de publicar un estudio sobre el costo global del consumo de tabaco.  

ANUNCIOS

En el estudio, correspondiente a 2012, los investigadores evaluaron el coste del tabaquismo incluyendo los gastos directos, que se refieren a hospitalización y tratamiento, y los gastos indirectos, calculados a partir de la productividad perdida por culpa de las enfermedades o la muerte prematura.

Una de las principales conclusiones dice que el tabaquismo consume el 6 por ciento de los gastos mundiales dedicados a la sanidad y el 2% del Producto Interior Bruto (PIB) global, lo que en números significa 1,4 billones de dólares, de los cuales casi el 40 por ciento corresponde a los países en desarrollo.

Mark Goodchild, economista de la Organización Mundial de la Salud y director de este estudio, le dijo a RFI que “de acuerdo a la percepción general, el tabaquismo afecta principalmente a los países con ingresos altos, pero este estudio muestra que los países en desarrollo absorben casi el 40 por ciento del costo económico global. La carga más fuerte está en Europa del Este, donde el 10 por ciento de gastos en salud se dedica a tratar el tabaquismo, frente al 6 por ciento global.”

En 2012 el tabaquismo fue la causa del fallecimiento de más de 2 millones de adultos de entre 30 y 69 años en el mundo, es decir cerca de un 12% del total de muertes en ese intervalo de edad, según este estudio.

Un cuarto del coste económico total del tabaquismo (1,4 billones de dólares) recae en cuatro países: China, India, Brasil y Rusia, países con gran densidad de fumadores y donde los precios de los cigarrillos son relativamente bajos.

Los investigadores destacan que en sus cálculos no incluyeron los daños causados por el tabaquismo pasivo, responsable de 6 millones de muertes por año, o los vinculados al tabaco no fumado, muy utilizado en el sudeste asiático a través del hábito de mascar o inhalar.

La OMS se ha fijado como objetivo reducir de un tercio las muertes prematuras relacionadas con enfermedades no infecciosas, sobre todo el tabaquismo, antes del 2030.

Para conseguirlo, los investigadores defienden la aplicación de "medidas globales", entre ellas la aplicación de impuestos importantes al tabaco.

Entrevistados: Mark Goodchild, economista de la Organización Mundial de la Salud, y Francisco Camarelles, portavoz del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo de España.
 

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.