Saltar al contenido principal
Irak

La reconstrucción de Irak, una inversión a riesgo

Estados y empresas decidieron invertir 30 mil millones de dólares en Irak durante la Conferencia sobre la reconstrucción iraquí que tuvo lugar el 13 y 14 de febrero 2018 en Kuwait.
Estados y empresas decidieron invertir 30 mil millones de dólares en Irak durante la Conferencia sobre la reconstrucción iraquí que tuvo lugar el 13 y 14 de febrero 2018 en Kuwait. REUTERS/Stephanie McGehee

Los inversores internacionales aprobaron 30 mil millones de dólares para ayudar a  la reconstrucción de Irak. Tres veces menos que la suma esperada por Bagdad en la Conferencia Internacional celebrada en Kuwait.

Anuncios

Se trata de una suma muy por debajo de la cantidad esperada por Irak que aspiraba obtener unos 88 mil millones de dólares de ayuda  para la reconstrucción del país sumido en tres décadas de guerra.  Los tres últimos años contra los yihadistas del Estado Islámico a quienes las tropas iraquíes lograron vencer en diciembre pasado pero con un altísimo costo en vidas y en infraestructura. 

Los Estados, empresas e inversores reunidos en Kuwait acordaron facilitar los 30 mil millones de dólares a través de préstamos, abriendo líneas de créditos o inversiones. Los desembolsos más generosos provienen, en primer lugar, de Reino Unido y Emiratos Árabes.  Seguidos por su orden de inversión de Turquía, EEUU, Kuwait y Arabia Saudita.

Y es que el país árabe en reconstrucción es atractivo para la inversión en sectores como gas, petróleo, transportes y comunicaciones. El problema es que Irak aún presenta riesgos en materia de gobernanza económica y protección de contratos en inversiones.

Además de encontrarse entre los diez países más corruptos del mundo, sus bancos - lastrados por la guerra y la caída del precio del crudo- no responden a los estándares internacionales y no ofrecen posibilidades de financiación.

Para evitar este último problema, el gobierno iraquí propone a las empresas acuerdos público-privados. Es el caso de las empresas que construirán o reconstruirán aeropuertos en el país y que tendrán que comprometerse a explotarlos durante 20 o 30 años, un riesgo importante teniendo en cuenta que nadie sabe cómo evolucionará el tráfico aéreo en el país

Con el fin de ganarse la confianza de los inversores, Bagdad multiplicó sus promesas en la conferencia de Kuwait para que las empresas extranjeras puedan crear líneas filiales y beneficiarse de ventajas fiscales o de exoneraciones de derechos de aduana. Irak prometió, pues, el "oro y el morro" para lograr convertirse en un "Businnes Friendly".

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.