Saltar al contenido principal
Boeing

Boeing no logra salir de la turbulencia

Un avión Boeing 737 Max 8 durante un vuelo de Mieami a Nueva York
Un avión Boeing 737 Max 8 durante un vuelo de Mieami a Nueva York REUTERS/Shannon Stapleton/File Photo

El constructor aéreo estadounidense Boeing ha recibido un nuevo golpe. La Agencia Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) informó que no tiene una fecha para permitir a su avión 737 Max volver a volar. Diez meses después que la agencia le prohibió volar tras dos accidentes que dejaron centenas de muertos las pérdidas económicas se acumulan cual nubarrones en el cielo

Anuncios

El horizonte de vuelo se aleja una vez más para el constructor Boeing y su avión emblema el 737 Max, detenido en pista desde hace 10 meses tras dos accidentes aéreos que dejaron un saldo de 346 muertos. La Agencia Federal de Aviación estadounidense informó al constructor que no tiene aún fecha para autorizarle volar de nuevo. Boeing estima que la autorización podría ser a partir de mediados de este año, una afirmación que aparece optimista cuando se ven los problemas que la empresa enfrenta para hacer despegar su avión de nueva cuenta.

Desde marzo del 2019 cuando ese modelo de avión quedó paralizado, Boeing ha acumulado 9 mil 200 millones de dólares de pérdida por ingresos no recibidos, a los que se suman otros 6 mil millones para pagar compensaciones de diverso tipo, incluidas las víctimas de los accidentes. Una catástrofe financiera que ya costó el puesto a su director ejecutivo Denis Muilenburg, remplazado en diciembre pasado por David Calhoun.

Para el hasta hace poco primer constructor mundial de aviones el modelo 737 Max es un aparato estratégico. Ha sido fabricado en cuatro tipos con capacidades que varían de 172 hasta 230 asientos. Pero lo más importante es que es un avión concebido para recorrer cortas y medias distancia, de las que hoy depende el 60% del mercad

La decisión de la agencia reguladora estadounidense complica aún más una situación que se ha vuelto un rompecabezas para la empresa. Tras los accidentes, Boeing fabricó otros 400 aviones del 737 Max, a los que se añaden otros 400 aparatos paralizados sin derecho a volar. Lo primero genera un incremento de costos, lo segundo una baja de ingresos, por lo que busca obtener 10 mil millones de dólares de dinero fresco para reforzar su situación.

 El 29 de enero la empresa deberá publicar las cifras de sus resultados anuales.  Una verdadera prueba para David Calhoun, el director ejecutivo que cual piloto busca sacar a su empresa de la zona de turbulencia por la que atraviesa. Nada fácil cuando se sabe que hay quienes estiman que requerirá de hasta dos a4os para volver a una situación normal

La borrasca financiera podría empeorar más en el caso que la Agencia Federal de Aviación decida no autorizar más vuelos del 737Max

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.