Saltar al contenido principal
Futuro económico

Crisis económica por el Covid-19: resurge la idea del ingreso básico universal

Vendedores ambulantes esperan clientes en Ciudad de México, este 23 de marzo de 2020, en un contexto de pandemia del nuevo coronavirus.
Vendedores ambulantes esperan clientes en Ciudad de México, este 23 de marzo de 2020, en un contexto de pandemia del nuevo coronavirus. AFP - PEDRO PARDO

En entrevista con RFI, el experto independiente de la ONU especializado en deuda externa y derechos humanos, el argentino Juan Pablo Bohoslavsky, aboga en favor de la implementación de un ingreso básico universal de emergencia para que los más vulnerables, y en particular los numerosos trabajadores del sector informal y cuentapropistas, puedan sobrellevar la crisis económica que se avecina en el mundo producto de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Anuncios

RFI: ¿Cuáles son las medidas inmediatas que deben tomar los Estados para hacer frente a las dificultades económicas y sociales que ya se están sintiendo a causa de las medidas de cuarentena aplicadas para contrarrestar la propagación del coronavirus?

Juan Pablo Bohoslavsky: Hasta ahora muchos países han desplegado paquetes de estímulo económico para que no se paralice totalmente la economía y también han puesto en marcha una serie de políticas sociales tratando de llegar a los grupos más vulnerables.

Las medidas que sin duda se deben implementar en forma inmediata son la prohibición total de cortar el suministro de servicios públicos, como pueden ser el agua y la electricidad, la suspensión del pago de las deudas para aquellas personas que no podrían de otro modo afrontar la crisis del Covid-19, y también la prohibición de los desalojos masivos de esas personas que no pueden pagar los alquileres.

El experto independiente para la ONU sobre deuda externa y derechos humanos, Juan Pablo Bohoslavsky.
El experto independiente para la ONU sobre deuda externa y derechos humanos, Juan Pablo Bohoslavsky. © OHCHR

La magnitud de la crisis económica que se avecina ha reactivado el debate sobre el ingreso básico universal. ¿Qué aportaría concretamente este mecanismo?

Establecer un ingreso básico universal de emergencia significa una transferencia de dinero directa, no intervenida a través de grandes compañías o bancos, en beneficio de las personas, sobre todo de los trabajadores informales, de los cuentapropistas, trabajadores autónomos, que no pueden siquiera beneficiarse de una licencia laboral con sueldo pago, como la pueden establecer algunas empresas o lo han establecido los Estados.

Sería más eficaz porque - y ahora más que nunca en esta situación de emergencia - pone en el bolsillo de todas las personas un ingreso mínimo que le permita, por lo menos, sobrevivir en estas circunstancias.

No nos olvidemos que una gran proporción de la población económicamente activa, es decir de los y las trabajadoras, desempeñan sus labores en el mercado informal. No tienen ningún empleador y si no salen a trabajar, sencillamente no tienen con qué alimentarse ellos o a sus propias familias.

En estas circunstancias, creo que esta es una cuestión básica, no solamente desde un enfoque de derechos humanos sino también de estabilidad social.

Esta recesión que se anticipa ¿no sería una oportunidad para poner en marcha esta vez una reactivación económica verde, a diferencia de los que se hizo después de la crisis financiera del 2008 ?

Así es. La crisis del Covid-19 también debe ser una ocasión para replantearnos los patrones y prácticas de consumo y por ello también, los patrones y prácticas de producción económica.

Es el momento para empezar a reflexionar sobre esto que ha estado presente en la aparición o reaparición de brotes de enfermedades en los últimos diez o quince años, es decir cómo el avance por ejemplo de la producción agroindustrial sobre los bosques, sobre la selva, ha generado contactos inéditos con especies animales y vegetales. Y los expertos que trabajan en cuestiones epidemiológicas identifican este contacto como una de las posibles causas de algunas pandemias.

Al mismo tiempo, la parálisis de la actividad económica nos confronta dentro de nuestros propios hogares aislados con esta pregunta de cómo plantearse una vida con menos consumo y más verde.

Usted llama a las instituciones financieras internacionales a apoyar a los Estados en su combate contra el nuevo coronavirus. Pero vimos, por ejemplo, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le dijo 'No' a Venezuela...

Este es un buen momento para que las instituciones internacionales y regionales demuestren para qué existen. Deberían poner en movimiento sus músculos financieros para ayudar a todos los países que requieran asistencia financiera para capear la crisis del coronavirus. Y he manifestado mi preocupación por la negativa del FMI al pedido de ayuda financiera de Venezuela para fortalecer sus sistemas de detección del coronavirus. Un rechazo fundado en que no existiría claridad acerca del reconocimiento de la legitimidad del gobierno venezolano. Creo que no es momento de formular o plantear discusiones en torno a esta cuestión del derecho internacional sino a focalizar los esfuerzos, tanto de los gobiernos como de las instituciones financieras internacionales, en cómo proteger la salud y la vida de la población de todos los países.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.